Publicidad
La Puntita · 13 de Mayo de 2019. 07:46h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

Margallismo sin Pasqual

Pasqual Maragall i Mira ha sido, por encima de cualquier consideración, el gran alcalde de Barcelona y un personaje irrepetible. Hoy, por una de esas crueldades con las que a veces nos sorprende la vida, es una persona gravemente enferma apartada de toda actividad pública.

Pasqual Maragall hizo posible la transformación de Barcelona. Aquella ciudad gris y sucia, cerrada en si misma que vivía de espaldas al mar, se convirtió en unos años en una urbe abierta, luminosa, confiada y orgullosa de sí. La excusa para lograr aquel cambio la conocemos todos: los Juegos Olímpicos del ’92. Por cierto, aún no superados ni en la organización, ni en la implicación de la ciudadanía en el evento. Las consecuencias: poner Barcelona en el mundo.

Como es lógico, un proyecto de esa envergadura necesita de un gran equipo detrás y ese equipo Pasqual lo tuvo en el PSC. El partido se volcó con el alcalde. Un plantel inigualable de concejales y concejalas flanquearon su trayectoria. Lluís Armet, Jordi Parpal, María Aurelia Capmany, Marta Mata, Enric Truñò, Joan Torra, Antonio Santiburcio…, la lista sería casi interminable. Que me perdonen los que me he dejado en el tintero.

Después Maragall buscó las necesarias complicidades en lo que ahora llamamos la sociedad civil. Desde Ferrer Salat, Luís Bassat, hasta Antoni Abad; sin olvidar, claro está, a Juan Antonio Samaranch, sin él, más allá de cualquier juicio de valor, aquello de los juegos no hubiera sido posible. También fue imprescindible la cooperación sincera y franca del Gobierno central, de aire socialista, evidentemente.

En cambio, el poder establecido en el otro lado de la plaza Santa Jaume siempre desconfió de Pasqual Maragall. Y, por consiguiente, hizo todo lo posible para ahogar las iniciativas del alcalde.

Ya en 1987, Jordi Pujol cercenó la incipiente Área Metropolitana por miedo a que se convirtiera en un contra poder. Pero el nacionalismo sectario y provinciano no tuvo suficiente, y desde que se concedieron los Juegos Olímpicos a Barcelona hicieron cuanto estuvo en su mano para que todo saliera mal.

Aún recuerdo al hijo del president, un niñato entonces, y otros acólitos repartiendo pitos y panfletos en la plaza de España para hacer el gran boicot el día de la inauguración de los juegos. Un personaje, el hijo del president, que ha estado en la cárcel por delincuente. Ninguna otra expresión le define mejor. Y si ha salido con el tercer grado ha sido en contra del criterio de la fiscalía y gracias a los contactos que aún mantiene la familia de mafiosos Pujol-Ferrusola con el poder en Cataluña.

El proyecto de Pasqual Maragall jamás fue populista. Sus propuestas siempre fueron en beneficio de las clases populares. Es digna de mención su inclinación institucional y su sentido de Estado. Algo que ha desaparecido en la Cataluña oficial de hoy.

Maragall no fue nunca una baza del nacionalismo. Al contario, fue su adversario, por eso le temían. El eje vertebrador de sus políticas se basaba en la libertad de las ciudades frente a las banderas y las fronteras. Su proyecto siempre fue metropolitano y de cooperación entre instituciones, algo inconcebible en el imaginario nacionalista, primero y secesionista después.

Por todo eso, es indignante que algunos intenten apropiarse de su legado. Justamente lo que ha intentado hacer ERC desde el primer día que se puso de moda eso que llaman el “procés”, y el mayor de los Maragall, Ernest, se enroló en sus filas.

Un tipo curioso ese Ernest. Treinta y dos años cobrando del erario gracias a ser hermano de quien es y a llevar el carné del PSC en el bolsillo y cuando se quedó sin cargo público se dio cuenta que era independentista, se dio de baja del partido socialista y se afilió a ERC. Justo el partido que puso a los pies de los caballos el primer tripartito de izquierdas en la Generalitat de Cataluña, obra de Pasqual. ¡Sorpresas te da la vida! Que dice la canción.

En esta campaña de las elecciones municipales del próximo 26 de mayo, casi todos los candidatos a la alcaldía de Barcelona, en algún momento, han manifestado su Maragallismo y su intención de seguir la senda que trazó Pasqual. Nada que objetar. De todos modos, deberían tener en cuenta que Pasqual Maragall como alcalde y como persona ha sido único. Además, desarrolló su labor al frente del ayuntamiento de Barcelona en una época excepcional. Veníamos de la negra noche de la dictadura y había ilusión, ganas y esperanza de cambio en la gente. Los más de 130.000 voluntarios que participaron en los JJOO del ’92 dan una idea de esta afirmación.

Sintetizando mucho, se puede afirmar que el proyecto de Pasqual Maragall para Barcelona siempre fue transversal, y sus objetivos eran: hacer una ciudad para las personas y que tuviera un lugar en el mapa del mundo.

Por eso, a mi modo de ver, es una contradicción que Ernest Maragall se proclame Maragallista porque su propuesta de hacer Barcelona capital del independentismo es excluyente, sectaria y casi todo lo contario a lo que proponía y llevó a término Pasqual.

Quizás la explicación a todo esto es que Ernest es el menos Maragallista de todos los Maragall, incluidos los maragallistas que no se apellidan Maragall.

 

Bernardo Fernández

Publicidad
Publicidad

1 Comentarios

Publicidad
#1 M. Pilar, Barcelona, 13/05/2019 - 09:39

¡Cuánta razón! Ernest, no representa ni se siente maragallista. Su publicidad ERNEST. Si sale elegido, que no lo creo porque no tiene carisma, deshará muchas de las cosas que logró nuestro gran Alcalde Pasqual Maragall, no tendrá más remedio que aliarse con la nunca suficientemente valorada Colau.Pero los maragallistas de verdad lo impediremos