La Puntita · 20 de Septiembre de 2021. 18:02h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

Mossos de juguete


Antes de la reunión de la mesa de diálogo me saludó un mosso en las inmediaciones de Palau.

- “Te sigo”. Me dijo discretamente.

En este caso yo siempre respondo con la misma broma:

- “¿Ah, es usted?”, en honor a que ya somos 55.000 masocas.

Luego aprovecho para hacer con frecuencia otra pregunta.

- “Anem bé?”

Negó con la cabeza.

Coincidí con él y añadí que los Mossos, tampoco.

Ya saben mi teoría: El proceso se ha cargado muchas cosas, incluso el legado de Pujol: La escuela catalana, la función pública, TV3.

También los Mossos.

La Policía de la Generalitat tiene un problema de credibilidad desde el 1-0: una parte de la población no la ve como su polícía.

Es sintomático como la mujer que fue agredida en el parque de la Ciudadela por sacar lazos amarillos -el agresor ha sido condenado ahora a dos años de cárcel- presentó denuncia no ante los Mossos sino ante la Policía. No se fiaba.

Durante el 1-0 vacilaron -o al menos sus mandos- entre la fidelidad al poder político -el Govern de la Generalitat- o al Poder Judicial.

Y me alegro mucho de la absolución del mayor Trapero -por él y por el cuerpo- pero todo el mundo sabe que ese día se pusieron de perfil.

Costará mucho recuperar la confianza de jueces, fiscales y otros cuerpos de seguridad. Poco a poco.

Creo en todo caso que Trapero ha aprendido la lección. Nunca más volverá a dudar.

Pero los Mossos se enfrentan a un problema todavía más grave que el de la credibilidad: el de la falta de autoridad.

Han menoscabado su autoridad desde dentro y, lo que es peor, desde arriba. ¡Desde la propia presidencia de la Generalitat!

Acuérdense de Quim Torra ordenando abrir una investigación interna tras los disturbios en Plaza Urquinaona ¡Los malos no eran los violentos sino los mossos!

No sólo él. A la ofensiva se sumó el propio Govern y hasta varios consejeros de Interior (Buch, Sámper, ahora Elena) aunque al primero su tibia defensa le costó el cargo.

También varios partidos: Junts, ERC, los Comunes, sobre todo la CUP.

Una cosa es que el Parlament revise el modelo policial -sólo faltaría- y la otra es que cuestionen permanentemente la labor de los Mossos. Principalmente en caso de manifestaciones independentistas.

¡No pueden ni efectuar desalojos a pesar de que los son por orden judicial! ¿Pero esto qué es?

Recuerdo que el pasado 20 de Febrero -en unas declaraciones para el TN- la diputada de Junts Aurora Madaula -ahora secretaria segunda de la Mesa- afirmó que era necesario un cuerpo de los Mossos que “sea totalmente una policía democrática”.

madau.jpg

 

¿Acaso no son democráticos? ¡Es tanto como equipararlos a los grises!

Con el agravante, además, de que los crearon ellos ¡El despliegue de los Mossos empieza con Pujol, que convenció al PSOE!

Los medios de comunicación -con TV3 al frente- también se han sumado a la campaña de desprestigio.

No entiendo que una institución de la Generalitat -la CCMA- pueda tener tanta ojeriza a otra institución del mismo gobierno autonómico: la Policía de la Generalitat.

Tras varias noches de disturbios por Pablo Hásel los Mossos -ese día mandaba el dispositivo el propio Trapero- consiguieron encapsular a los manifestantes en Gracia.

¡Cómo se pusieron los de TV3!

mossos-2-bales.jpg

 

Y en aquella ocasión que, en las Ramblas, estuvieron a punto de quemar una furgoneta con un urbano dentro era porque no les permitieron utilizar proyectiles de foam.

Sin olvidar que Catalunya Ràdio acaba de fichar de tertuliano a un condenado a cinco años por agredir a un mosso.

O que Junqueras, todo un exvicepresidente, acompañaba a la misma puerta del juzgado a otro acusado por lo mismo.

De hecho, Esquerra estaba negociando con la CUP la investidura y los antisistema habían marcado una línea roja.

¿Qué queremos que una policía que reparta estopa cuando haya violencia -siempre ajustada a derecho- o que vaya con una flor en la mano?

Incluso en la última entrega de la medalla de honor del Parlament el director de Vilaweb, Vicent Partal, pedía la disolución de los antidisturbios y se quejaba: “nos habéis pegado con una Brimo que debía haber sido disuelta ya hace tiempo”.

Me sorprendió ese plural mayestático porque no me consta que haya recibido ningún porrazo últimamente.

¡Aquí todos somos víctimas de los Mossos!

Por eso, la erosión de la autoridad de los Mossos es tan evidente y tan grave que ahora todo el mundo se atreve con ellos.

Cuando yo era pequeño hasta el uniforme del cobrador del bus imponía respeto. Ya no digamos el revisor del tren.

!Ahora cualquier chaval se atreve a dar patadas a vehículos policiales! Y hay zonas no-go en la que la Policía de la Generalitat no se atreve ni a entrar.

¡No sólo en barrios con mucha inmigración sino incluso en la Universidad Autónoma!

La cosa se ha desmadrado.

Se ha quebrado, con la inestimable ayuda de poderes públicos y medios de comunicación, el principio de autoridad, un principio que a pesar de su actual mala fama es fundamental en las sociedades organizadas. Cuando no hay autoridad es la selva.

Y no. No es sólo el covid -que también- como decía una semana un medio de comunicación, ha sido sobre todo el proceso.

Creo que, en el fondo, el independentismo no perdona que los Mossos no se liaran a tiros por la independencia. Como en Eslovenia. Al fin y al cabo era lo que quería Torra.

Pero, cuidado, porque siempre he dicho también que si un día nos liamos a tiros -toquemos madera- puede empezar en los Mossos.

Es la única institución con más de 17.000 agentes con pistola al cinto.

Y, como el resto de la sociedad, están divididos también por el proceso.

Aunque déjenme exponer una última queja: una Policía que no es capaz de garantizar un tráfico fluido a cualquier hora del día en una avenida -la indirecta va por la Meridiana- no merece el nombre de Policía.

Sin eximir, tampoco, la responsabilidad de la Guardia Urbana de Barcelona. En este caso con Albert Batlle al frente.

Lo peor que le puede pasar a una Policía es no tener autoridad. Estamos en ello. De aquí todos los males.


 

 

Publicidad
Publicidad

23 Comentarios

Publicidad
#8 montserrat Torres gene, Montgat, 27/09/2021 - 10:57

Mai millor dit! Sóc independentista desde petita, però ara no votaria independència. No vull el país que estan creant els polítics catalans. Estan deixant una societat on només hi ha drets i cap obligació. Un país replet de gent vaga que vol viure del sistema , això si, amb tots els drets, on no hi ha respecte per res i menys la policia.

#7 Logicademocratica, Badalona, 21/09/2021 - 17:20

Si els Mossos són de plastilina…la guardia civil i la nacional són de pa sucat amb oli.

#7.1 Alaprat, Cervello, 21/09/2021 - 22:50

Pues os han currado bien para ser tan flojos, eso en qué lugar deja a tontainas como tú?

#7.2 Pepe, Andorra, 22/09/2021 - 15:52

Y desde cuándo los errores de los demás, justifican los propios? Ah, si, cuando uno es un inmaduro y salta como un niño de ocho años, el Paquito también ha comido galletas .. Madura chaval y recuerda q los unicornios, no existen

#7.3 Martín, Villadecaballos, 23/09/2021 - 09:55

¿En qué quedamos? ¿el 1-O repartieron estopa y provocaron tropecientos millones de víctimas o no? Al final, ni lo uno ni lo potro. Dieron donde tenían que dar. Y en cuanto aparecen, bien que os ponéis a correr, gallináceas.

#6 Coque, El Centro de Tabarnia, 21/09/2021 - 11:22

A estas alturas, lo mejor que le puede pasar a los Mossos es que su mando lo asuma el mando único de PN y GC
Seguirian teniendo problemas, pero se sentirian más arropados por sus superiores

#6.1 Pepe, Andorra, 22/09/2021 - 16:12

Si, claro, con marlaska el faisan, no se q es peor. Los sociatas y los separatistas, son uña y carne.

#5 FERRANOT, BARCELONA, 21/09/2021 - 09:18

La presidencia de la Generalita confía más en los CDR que en los Mossos, ese es el principal problema.

#4 juan, ashá en la pampa, 21/09/2021 - 00:51

¿en serio os vais a pasar el resto de vuestra vida llorando por un pucherazo vergonzoso como el 1O?