La Puntita · 30 de Junio de 2021. 07:43h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

Pedro se lo lleva al huerto

 

A las siete y media de la tarde, media hora antes de que salieran, hice un tuit en el que me preguntaba si Pere Aragonès saldría en plan Tarradellas (“ha ido muy bien”) o como Mas en el 2012 tras su entrevista con Rajoy (“no ha ido bien”).

La verdad es que el actual presidente de la Generalitat tomó un atajo y admitió sólo empezar “posiciones alejadas”.

Pero tengo la sensación de que Pedro Sánchez se lo ha llevado al huerto.

Incluso esa falsa reverencia de Aragonès al inicio de la reunión es una metáfora del encuentro.

Fue involuntario pero con Sánchez está ducho en mil batallas. El otro acaba de llegar.

Por eso, La Moncloa gana tiempo de momento.

La primera reunión de la mesa de diálogo no será hasta la tercera semana de Septiembre.

Con la excusa de las agendas oficiales, las vacaciones y la Diada faltan más de tres meses.

Y en política el tiempo es oro.

Ahora, además, tienen que ponerse de acuerdo sobre el “orden del día” y la “metodología de trabajo”.

Aragonès ni siquiera salió pidiendo un “relator” como Torra. Hay cosas que parecen haber pasado a mejor vida.

Por lo demás, conté que el president mencionó una decena de veces en su comparecencia en catalán lo de “conflicto político”, a lo que hay que añadir otras cinco en castellano. Con las preguntas de los periodistas ya me desconté porque estaba haciendo un directo.

Y, en efecto, hoy un “conflicto político”: los indepes mandan en la Generalitat y, nos guste o no, nos representan a todos.

Pero es un “conflicto político” en el que prendió la mecha Artur Mas -el mismo que ahora se va quejando de que persiguen su “muerte política- y luego lo alimentaron.

Me hace mucha gracia que los mismos que se pasaron por el forro las notificaciones del TC, aprobaron una declaración unilateral de independencia, proclamaran la república, abolieron la monarquía y, lo peor de todo: ignoraron a más de la mitad de los catalanes dicen que hay que volver al "cauce de la política". Nunca tendría que haber salido de ella.

Aragonès sólo consiguió dos triunfos parciales.

Uno cuando dijo que las dos partes tienen que dialogar “de igual a igual”. Es esa vieja manía de parecer un Estado, de hacer ver que es una cumbre internacional.

Ahí le coló un gol a Pedro Sánchez aunque fuera en la rueda de prensa.

La segunda cuando afirmó que cualquier acuerdo tiene que ser “validado por la ciudadanía catalana mediante el voto”.

Eso es un referéndum. Aunque fuese hipotéticamente un referéndum para un nuevo Estatuto de Autonomía.

Yo sospecho que vistos los resultados, aquí y en Inglaterra, nadie en Europa querrá volver a oir a hablar de la palabra referéndum en mucho tiempo.

Aragonès, por su parte, no se movió de lo de “amnistía y autodeterminación” pero ahí introdujo dos trolas.

La primera que son "dos consensos en el seno de la sociedad catalana”. El famoso 80%.

Será un “gran consenso” entre los independentistas. La otra mitad de catalanes está más preocupada por la pandemia, los Ertos y la crisis económica.

Por otra pare, reivindican la amnistía porque meten en el mismo saco a Puigdemont, a los “exiliados” y al Tribunal de Cuentas. A ver si hay suerte. Con la que han liado.

Siempre que hablan de “diálogo, negociación y voluntad de acuerdo” es también mentira. No bajan del burro.

Puigdemont ya presumía de diálogo y su diálogo era “referéndum o referéndum”.

En resumen: permanencen encallados.

Pero voy a hacer una reflexión final si me lo permiten: el Estado puede permitirse un bajo nivel de conflictividad en Catalunya.

El Estado, ya lo ha demostrado, no caerá.

Incluso un nivel alto: en Euskadi estuvieron pegando tiros durante 40 años -dentro y fuera- y el Estado no se derrumbó. ETA no consiguió la independencia.

Los que no podemos permitirnos un nivel de conflictividad social en Catalunya somos los propios catalanes.

No parece que este año -con la falta de turistas- se les haya pasado por la cabeza ocupar el Aeropuerto, cortar la autopista, bloquear la frontera o incluso poner cruces amarillas en las playas.

Pero con estos nunca se sabe. Lo han demostrado con creces.

 

Publicidad
Publicidad

10 Comentarios

Publicidad
#10 David, Barcelona, 01/07/2021 - 12:56

Sr. Rius, és un plaer llegir-lo. Gràcies per la seva claredat.

#9 LoisA, Tabarnia, 01/07/2021 - 10:18

La escena de la foto yo la así. El president llevaba la idea de no situarse muy cerca de P Sánchez para la foto para no mostrar cercanía. PA se excedió dejando distancia y vió que se había salido del límite de la alfombra. Por eso mira hacia abajo, se mete dentro de la alfombra,dejando todavía una distancia no habitual en este tipo de encuentro

#8 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 30/06/2021 - 17:13

"Pedro se lo lleva al huerto" Pues habrá sido para hacerle una fellatio, que es su especialidad, como buen Felón que es.

#7 Si, si... Una persona, un voto, Bcn, 30/06/2021 - 15:13

Siiiii, hagan un referèndum de u a persona igual a 1 voto. Nada de elecciones normales, con la Ley d'Hondt y la representación proporcional por territorio. El voto de Cornellà vale menos que el de Sort? No, no! Una persona, un voto. El referèndum sale un NO clarisimo.

#6 Charly, Barcelona, 30/06/2021 - 15:11

Con este par, la concordia, la convivencia y la felicidad plena están al volver la esquina, igual que la republiqueta.