Publicidad
La Puntita · 15 de Marzo de 2020. 19:15h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

Ponsatí como síntoma

 

El problema no es Ponsatí, que también.

El problema es que dos horas después su tuit -que ha acabado borrando- ya llevaba más de 2.000 likes. Y que el propio Puigdemont había hecho retuit.

Pero tampoco sé de que se extrañan.

Esta señora ya dio la bienvenida en Perpiñán “a los de la Meridiana, a los que ocuparon el Aeropuerto y a los jóvenes de la batalla de Urquinaona”. Los trató como héroes.

Mientras que el pasado 12 de Febrero, ya en posesión de su escaño de eurodiputada, se estrenó comparando el proceso con el Holocausto.

Ninguna de sus afirmaciones mereció entonces unas palabras de duda, reprobación o crítica por parte del movimiento independentista.

Al contario, fueron acogidas con entusiasmo o júbilo como ocurrió en la propia ciudad francesa. Fui testigo. Ninguna muestra de reprobación. Ni siquiera de duda.

¡Y eso que es la exconsejera de Educación! ¡Vaya ejemplo! ¿Qué les enseñan a nuestros hijos?

Además, es catedrática de economía de una universidad escocesa: la de Saint Andrews.

És es el problema, la cuestión de fondo: el nivel de la mayoría de dirigentes del proceso.

Quim Torra, al que ahora algunos dejan por las nubes, es aquel que tras ser elegido presidente se fue a TV3 y dijo que había una "crisis humanitaria" en Catalunya.

Como si esto fuera Eritrea, Somalia o Yemen del Sur.

Sin que, por cierto, los presentadores del TN de turno -Carles Prats y Cristina Ribas- se atrevieran al menos a contradecirle o a replicarle.

Eduard Pujol afirmó por su parte en noviembre del 2018 que las "listas de espera" distraían del objetivo final, que era la independencia.

Quizá hay que recordarlo ahora -en plena crisis por el coronavirus- cuando empiezan a escasear las camas y los servicios sanitarios están al borde del colapso. Seguro que él tiene mutua privada.

Apenas unos meses antes ya dijo durante un debate televisivo que le perseguía un tío en patinete.

Lo peor es que lo decía en serio. Con semejantes méritos acabó siendo elegido portavoz de JxCat en el Parlament dónde hace tándem con Albert Batet.

Acuérdense, por otra parte, de Francesc Homs, que llegó a augurar que si lo condenaba el Supremo por el 9-N sería “el fin del Estado español”.

No hay constancia a estas alturas de que el Estado español haya sucumbido. Más bien lo contrario. Mientras que Homs intenta ganarse la vida como abogado. Pobres clientes.

El consejero de Interior, Miquel Buch, llegó a comparar en el fragor de un mítin a España no ya con Turquía sino nada que menos que con ¡Corea del Norte!

Tampoco hay constancia en este caso de que haya visitado el último régimen estalinista del planeta. Ni siquiera como turista.

Sin olvidar las ocurrencias del expresidente Carles Puigdemont. Basta con repasar su perfil en twitter.

Las más recientes también con ocasión de la crisis del coronavirus: "antes infectada que rota".

A mí me hizo mucha gracia cuando afirmó -los que tienen la inmensa paciencia de seguirme en youtube lo saben- que desde el Castillet de Perpiñán -la puerta medieval de la ciudad- podían divisarse las comarcas de Gerona.

O cuando anunció que estaba en "tierra catalana" rodeado de gendarmes. Ni que decir que no se atrevió a cruzar la frontera.

Aunque lo mejor fue cuando afirmó en noviembre del 2017, en un ataque de euroescepticismo, que la Unión Europea era un “club de países decadentes”.

Tesis a la que se apuntó, para hacer méritos, Pilar Rahola en un programa de TV3. En este caso afirmó textualmente que la UE era una "mierda".

La conocida periodista se pasó de frenada porque Puigdemont rectificó poco después. Pero en cuanto aprueben el suplicatorio seguro que vuelve a las andadas.

Y que decir el ínclito Toni Comín. Es una auténtica estrella. Un showman. El puto amo.

Cuando proclamó aquello de que "sois unos franquistas" me vinó a la cabeza enseguida su abuelo, que fue el que le llevó los fusiles a Mola de Zaragoza a Pamplona.

Sin él seguramente el Alzamiento no hubiera vencido en Navarra.

Aunque lo mejor era la segunda parte de la frase: "tenéis miedo" porque conociendo el personaje creo que lo decía por él.

Sin olvidar cuando pidió sacrificios al personal hasta el punto de "perder el empleo" si hacía falta.

Eso sí: él estaba ricamente instalado en Bruselas.

En resumen: unos cracks.

Lo malo es que la cosa viene de lejos.

Recuerden que Raúl Romeva y Ramon Tremosa ya llevaron un día al Parlamento Europeo el pisotón de Pepe a Messi en un partido de la Copa del Rey.

Es cierto que el entonces defensa central del Madrid era un poco bruto pero convertir un lance deportivo en una ofensiva de España contra Catalunya auguraba ya tardes de gloria.

Yo pensé entonces que era la primera señal de alarma. En Bruselas debían pensar: ¿Qué les ha pasado a los catalanes?

Porque la cosa no paró de empeorar desde entonces.

El propio Ramon Tremosa situó hace poco a Carles Puigdemont en la élite mundial junto a Donald Trump, el presidente chino Xi Jinping, el Dalai Lama y el Papa durante un programa de TV3.

Una de las tertulianas, Milagros Pérez Oliva, al menos sonrió pero Jordi Barbeta le faltó tiempo para añadir que Puigdemont había salido recientemente en portada "en un diario coreano".

Lo jodido es que de las salidas de tono, ocurrencias y meteduras de pata del procés no está exento nadie. Ni siquiera Esquerra, que ahora presume de independentismo pragmático.

Oriol Junqueras, entonces eurodiputado, ya propuso en el 2013 una "aturada de país", es decir, una huelga general de una semana.

Alfred Bosch pronosticó en en el 2015, cuando era el líder de ERC en el Congreso, que al año siguiente "nos vemos en la ONU".

Se lo recordé recientemente en una rueda de prensa de Govern pero hizo como Meritxell Budó: escurrió el bulto.

Aunque, en realidad, Bosch plagiaba a su colega Joan Tardà, que ya tuvo la ocurrencia dos años antes que él.

“Les emplazo a vernos en la ONU el año próximo”, auguró Tardà desde la misma tribuna. En la ONU siguen esperando tan magno acontecimiento.

El bueno de Tardà -a mí ya me perdonarán pero me cae bien el hombre- llegó a proponer en noviembre del 2017 que los ayuntamientos no instalaran luces de Navidad en solidaridad con los presos.

No le hizo caso nadie. Ni siquiera los ayuntamientos de Esquerra.

Y que decir de Gabriel Rufián, que prometió estar sólo 18 meses en Madrid.

"No hay plan B: 18 meses en el Congreso; ni un día más", afirmó durante la campaña electoral del ... ¡2015!

Han pasado cinco años. Ahí sigue.

Ahora se ha moderado -estoy seguro de que gracias a su nueva pareja: la jefa de prensa del PNV en Madrid- pero en su carrera política siempre pesaran como una losa las 155 monedas de plata.

Y me olvidaba Josep Maria Terricabras, sucesor de Junqueras en Bruselas, que llegó a proponer "una huelga de hambre ante el Parlamento Europeo" si el Estado impedía el 1-O.

A la hora de la verdad no la hizo ni él.

Lo peor, como decía, es que todas estas ocurrencias se les ocurre a gente de nivel. Aparentemente con estudios. Como el propio Terricabras, que es doctor en filosofia. Habla inglés y hasta alemán.

No sabría decir la causa: ¿El cambio climático? ¿Una maldición bíblica? ¿Una plaga cósmica?

El calentamiento global no puede ser porque afecta a todo el planeta no sólo a la cabeza de algunos ilustres catalanes.

El pan con tomate lo dudo porque está buenísimo. ¿Las judías con butifarra? ¿La tramontana? ¿Los puñeteros castells que dijo Carlos Carrizosa?

Yo ya no descarto nada pero da vergüenza ajena.

¿Qué podía salir mal con este personal al frente del proceso?

 

Publicidad
Publicidad

26 Comentarios

Publicidad
#19 senilidadenpuertas, Vic, 17/03/2020 - 01:33

Y pensar que fue quién fue y que creyó ser cuando en realidad es la negación de la más mínima gota de sentido común . En fin D.E.P.

#18 recordad 6 y 7 septiembre, Barcelona is not Catalonia. Fuera colonos catalanes de Barcelona. Cataluña nos roba miles millones, 16/03/2020 - 21:08

Todos los que nombras en el artículo están donde están y han llegado hasta estos extremos gracias, sobre todo, a un sistema electoral totalmente sesgado y al voto de quienes los consideran dignos de ocupar puestos de poder

#17 Galba, Barcelona, 16/03/2020 - 18:38

Idiocia + arterioesclerosis, fatal combinación.

#16 Luigi , Tabarnia, 16/03/2020 - 14:16

2017 Un ex primer ministro belga pide a al eurodiputado catalán Tremosa que no use un selfie con fines políticos. El parlamentario del PDeCAT Ramon Tremosa publicó en Twitter una foto con Elio di Rupo en la que le agradece su crítica a Rajoy. Esta es la imagen que lamentablemente dan algunos catalanes en Bruselas.

#15 Lepero, Barcelona/Tabarnia, 16/03/2020 - 12:49

D'on no ni ha no en raja. Pa que después digan que no sé catalán.