Publicidad
La Puntita · 13 de Julio de 2018. 10:56h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

Puigdemont o el capitán Schettino

 

No comparto el entusiasmo del soberanismo por Puigdemont. Ni tan siquiera tras el fallo judicial de un tribunal alemán que le libra del delito de rebelión. Aunque parezca que tenga una flor en el culo. O puedan volver a decir aquello de “jugada maestra”. ¿Qué deben pensar los presos? ¿Por qué ellos sí y el expresidente no?

Mi desilusión definitiva empezó aquel 26 de octubre cuando convocó a los medios de comunicación en Palau para anunciar que avanzaba las elecciones, retrasó la comparecencia una hora y luego escurrió el bulto.

En esto me recuerda a Torra que, con los Juegos del Mediterráneo, estuvo una semana mareando la perdiz. ¡Hasta fue a pedir permiso a Berlín!. El mismo día de la inauguración anunciaron una comparecencia en Palau para confirmar el no. ¡Y al final fue que sí!

Puigdemont se echó atrás en aquella ocasión porque los Jordis ya estaban en prisión preventiva y, claro, no podían irse ellos de rositas tras haber empujado a ambos al abismo. Pero recuérdese que incluso el lehendakari Urkullo intentó mediar y finalmente dio el caso por pérdido.

La huida a Bruselas en el maletero de un coche -o en el espacio entre los asientos, el detalle todavía no ha sido aclarado en profunidad- tampoco ayudó a mejorar la imagen que tengo de él. Companys, después del 6 de Octubre, al menos ser quedó en Palau a aguantar el tipo. Le cayeron 30 años.

En esto se parece un poco a Francesco Schettino, el capitán del Costa Concordia que tras el encontronazo con las rocas se largó dejando el pasaje a merced de las olas y del pánico. De todo el Govern, los únicos que cumplieron el compromiso de mantenerse al pie del cañón fueron Oriol Junqueras y Josep Rull.

Sin embargo, la estocada definitva fue el día que besó la bandera española porque se lo pidió un friki en un aeropuerto. ¡Y no una sino dos veces!. Quiero reafirmar, sin que se sienta insultado el aludido, que no era un pelotón de fusilamiento ni un comando de boinas verdes ni tan sólo unos agentes del CNI los autores de la proeza sino eso: un friki.

Una de las problemas endémicos de Catalunya es que el liderazgo político oscila periódicamente entre el seny y la rauxa. Entre los primeros, Tarradellas, Pujol -hablo del Pujol gobernante, no del padre de familia-, Montilla. Luego están los eixelebrats: Companys, Puigdemont. Mientras que otros como Maragall y Mas son más inclasificables.

Maragall porque llegó con la aureola de los Juegos pero fue el primero que empezó a liarla al promover una reforma del Estatut que no pedía nadie. Mas porque prometía mucho -pudo haber sido nuestro Roosevelt particular- y quedó en nada. Un bluff.

Lo que sí que tengo claro es que el daño hecho por Puigdemont superará, con creces, el de cualquiera de sus predecesores. Un día hablaba con un colega de Girona con buen olfato y le dije:

- Tu coneixes el Puigdemont?
- Des de fa més de vint anys
- Està com un llum
- Sí, però no d’ara. Ho ha estat sempre (*)

Pues eso.

 

(*) - ¿Tú conoces a Puigdemont
      - Desde hace más de veinte años
      - Está como un cencerro
      - Sí, pero no de ahora. De siempre.

 

Publicidad

3 Comentarios

Publicidad
#3 lepero, Barcelona/Tabarnia, 13/07/2018 - 19:50

Puigdemont està com un llum. Fins i tot més que Torra?

#2 pepe, andorra, 13/07/2018 - 15:30

por una España de todos, la escuela en español y Barcelona, autonomía....

#1 pepe, andorra, 13/07/2018 - 12:05

Es realmente aburrido todo esto, entre las tonterias de unos, los sobornos de soros a jueces varios y el pasarse la euro orden por el arco de triunfo, me queda claro q Europa es de los mercaderes, alemanes y franceses y q esto no va a ningún lado. Hace años q lo pienso, pero ahora mas q nunca, a esta Europa, q le den, q no es libre ni democratica