Publicidad
La Puntita · 24 de Junio de 2019. 22:36h.

JOAN FERRAN

Joan Ferran

Salvad al ciudadano Valls

Los que peinamos canas y hemos sido cocineros antes que frailes podemos permitirnos algunas disquisiciones, licencias u opiniones que, en boca de políticos en activo, serían motivo de polémica no exenta de consecuencias y malos rollos. Cierto, pero especular tiene su gracia y cuando lo que se pretende es ordenar el patio en beneficio colectivo todo se puede perdonar.

Soy de los que piensa que el socialismo catalán, si aspira a ser tan transversal como afirma querer ser, debería ofrecer a Manuel Valls una pista de aterrizaje que le permitiera -con el tiempo de adaptación que fuera necesario- volver a la galaxia de la socialdemocracia de la que afirma no haber salido.

Valls ha dado sobradas muestras de valentía y buen criterio político, otros de conveniencia y transfuguismo barato. De no ser por él en estos momentos Barcelona estaría gobernada por un caprichoso resentido en horas bajas capaz de justificar escraches, insultos e improperios contra sus adversarios.

De no ser por la contundencia de Manuel Valls, respecto a VOX, algunos aun estarían vendiéndonos la moto de que los de Abascal son, en el fondo, simplemente unos demócratas excesivamente escorados a la derecha. Repasen ustedes los discursos efectuados en la ceremonia de proclamación de Ada Colau como alcaldesa y comparen… Valls dice lo que piensa y reflexiona en clave política armado con valores europeístas y republicanos.

Seguramente por ello sus posiciones han resultado tan incomodas a los oídos de Rivera y su corte. Ni nuestro país, ni la ciudad de Barcelona, van sobrados de dirigentes políticos con capacidad para discernir entre lo que conviene al conjunto de la ciudadanía y lo que es simplemente un interés personal o partidario.

Todos los buenos guisos tienen su tiempo de cocción. Las prisas son malas consejeras -si no que se lo preguntes a los partidarios del ‘procés’- pero sería una pena que una de las escasas bocanadas de política con mayúscula que se ha aproximado por nuestros lares se desperdiciara. Llegado el caso, corresponderá poner hilo a la aguja a aquellos que afirman querer tejer un constitucionalismo transversal, abierto y dialogante. Conviene recuperar al ciudadano Valls, está ahí.

Publicidad
Publicidad

2 Comentarios

Publicidad
#2 M. Pilar, Barcelona, 25/06/2019 - 09:31

Completamente de acuerdo! el PSC no puede dejarlo escapar. Su condición para ceder sus votos a Colau fue que formasen gobierno con Collboni, no pidió nada para sí mismo, ni para el partido que representaba

#1 Sarah, Tabàrnia, 25/06/2019 - 09:25

Penso exactament el mateix. No he votat a Valls, però crec que ha mostrat una visió i dignitat política enorme, res a veure amb el que estem acostumats. Em temo, però, que precisament per això, les nostres perletes, els que maneguen el cotarro se'l fagocitaran sense pietat, aprofitant les seves errades. Una autèntica pena. Però molt significativ