Publicidad
La Puntita · 3 de Enero de 2020. 14:30h.

MARISA XANDRI

Presidenta del PPC a Lleida Y regidora de La Paeria.

Sánchez y su colchón

En la antesala de una investidura progresista, valiente y ambiciosa, la mayoría de españoles iniciamos nueva década con los machos apretados porque vienen curvas. Tres adjetivos que suenan a música celestial si no fuera porque salen de la boca de un supuesto estadista que la primera decisión que tomó al entrar en Moncloa fue cambiarse el colchón. Durmió tranquilo algunos meses hasta que se lo zarandearon los que querían compartir gobierno con él pero el 16 de junio, a diez días de las primeras generales de 2019, soltó yo hoy podría ser presidente del Gobierno si hubiera aceptado el trágala y la Vicepresidencia todopoderosa de Pablo Iglesias y mi Presidencia honorífica. Pocos días después, volvía con su célebre frase del insomnio huyendo del gentelman comunista de Galapagar, yo hoy podría ser presidente de un Gobierno en el que habría dos gobiernos, pero no dormiría por la noche, al igual que el 95% de los españoles. Cuatro meses más tarde, Sánchez Castejón se abrazaba a un Gobierno bicéfalo, pactaba con el insomnio y volvía a engañar a sus votantes.

Subida indiscriminada de impuestos, derogación de la reforma laboral y ataque feroz de la propiedad privada son algunas de las guindas que nos ofrece el pacto PSOE-Podemos. De momento consigue cantar línea pero sigue para bingo porque los números no le cuadran al que convocó unos comicios con el objetivo, después de exhumar a Franco, de conseguir una mayoría que le fortaleciera. Sin miramientos y sin despeinarse, rendido a los pies de los enemigos de España, ha cerrado acuerdos que ponen en peligro la unidad territorial. Siguiendo la senda de la mentira y el timo, el PSOE de Sánchez gobernará con el apoyo no gratuito de ERC, partido que parecía provocarle pesadillas. Justo antes de las elecciones municipales y con el fin de complacer a los suyos, el presidente del Gobierno comparaba el movimiento independentista con el Brexit: Comprometerse con campañas o proyectos basados en mentiras lleva a las sociedades a un callejón sin salida. Y el pasado mes de octubre, osaba afirmar que era Un fracaso empeñado en romper la ley. Parece que todo ha cambiado y ahora está dispuesto a aceptar la autodeterminación y un referéndum que nada más y nada menos, es inconstitucional. Carta blanca al PNV y EH-Bildu a hacer lo que les plazca con Navarra, los presos etarras y la Guardia Civil. Y sigue durmiendo a pierna suelta.

Curioso ver a ERC pactando con el único superviviente del 155; nada sorprendente contemplar al falaz Sánchez –con la corresponsabilidad de los barones del PSOE- cerrando acuerdos con los neo comunistas y sus nauseabundos negocios bolivarianos. Desconocemos sus tratos con el partido que confunde a víctimas con verdugos, pero podemos imaginarlos. Lo que está claro es que la mayoría de partidos que apoyaron la moción de censura a Mariano Rajoy por presunta corrupción se han unido en torno a los 680 millones de euros defraudados en Andalucía, el mayor caso de corrupción de la historia de España, para (des)gobernar esta Nación.

Nunca antes unos responsables políticos habían jugado tan bien al juego de las sillas. En Madrid, las vicepresidencias y los ministerios ya están repartidos. Miquel Iceta y ERC –que esperan convocatoria inminente de elecciones al Parlament- confían reeditar un tripartito en Catalunya junto a los Comuns. Pero veremos si el PSC, después de esta traición a los catalanes que solo entendemos el diálogo dentro de la ley y con lealtad a las instituciones, aguanta tras los despropósitos de un líder que podría entrar en los Guiness por mentiroso compulsivo, a pesar de que él sigue durmiendo como una marmota en su mullido colchón.

Publicidad
Publicidad

1 Comentarios

Publicidad
#1 K3nny, Bcn, 09/01/2020 - 11:48

Gracias por el artículo, suscribo plenamente cada una de sus palabras.