La Puntita · 16 de Mayo de 2022. 07:20h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

Sin cultura de gobierno

La situación política española, en las últimas semanas, ha rozado el esperpento. Ya se sabe que en los gobiernos de coalición, más pronto o más tarde, acaban surgiendo conflictos de intereses, sobre todo cuando hay elecciones a la vista, pero todo tiene sus límites y la actitud de Podemos por el caso de las escuchas es de juzgado de guardia.

Nos guste o no, la actitud de ERC por el Catalangate tiene, desde la óptica independentista, toda la justificación. Al fin y al cabo, los republicanos forman parte de una mayoría —la de la investidura que es coyuntural—y eso les da un margen de maniobra que no puede tener Podemos porque forma parte del Gobierno. Sin embargo, ni el posicionamiento de la ministra Ione Belarra en el affaire de las escuchas telefónicas, ni el de Pablo Echenique, por el mismo asunto, como portavoz de su grupo parlamentario que da soporte al Ejecutivo, son de recibo.

Belarra que, además de ministra, es secretaria general de Podemos, en su discurso ante el Consejo Ciudadano Estatal, órgano de dirección del partido, acusó a los socialistas de “tensar y poner en riesgo” el Ejecutivo y advirtió a la titular de Defensa, Margarita Robles, tras una intervención de esta en la Cámara baja que, “nadie puede, ni debe, justificar el espionaje por motivos políticos”.

Veamos: la línea de acción de Robles, puede gustar más o menos a su colega de Gobierno, pero hubiera sido todo un detalle de buena educación, respeto y consideración política decirle a la ministra de Defensa lo que le tuviese que decir sobre sus declaraciones o sobre el sexo de los ángeles, pero en privado. O para qué piensa la ministra de Derechos sociales que tiene los teléfonos del resto de compañeros de gabinete. No creo que se imagine que sean para que la inviten a una fiesta, ni siquiera para tomar unos vinos.

En la misma línea de acoso se ha mostrado Pablo Echenique. Poco después de que Moncloa tratase de blindar a la ministra de Defensa, Margarita Robles, ante las exigencias de dimisión de los partidos independentistas, en particular de ERC, el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, cargó contra la máxima responsable del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) por "justificar" el espionaje a independentistas. Algo que "ha puesto en riesgo la mayoría de la legislatura. "Nos quedamos estupefactos cuando dijo aquello", comentó más tarde el dirigente de Podemos en alusión a las manifestaciones de Robles en sede parlamentaria, en las que retóricamente se preguntaba "qué debe hacer un Estado cuando alguien vulnera la Constitución, cuando alguien declara la independencia".

Pero quien quizás ha sido más duro, en todo este asunto de las escuchas, aunque su resonancia mediática haya sido menor, ha sido Jaume Asens, presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos. En la comparecencia del ministro de Presidencia, Félix Bolaños, en la comisión Constitucional del Congreso, fue Asens quien le propinó “el peor rapapolvo”, según comentaron después miembros de la oposición. En opinión de Asens, “estamos ante un escándalo mayúsculo, muy grave y el mayor de los últimos años”, que ataques de ese calado provengan de la oposición se pueden considerar más o menos normales, pero que vengan de los socios de gobierno dan que pensar. Ante este estado de cosas queda claro que con amigos como estos ni Pedro Sánchez ni el PSOE necesitan enemigos.  

El 14 de julio de 2015 Pablo Echenique publicaba un sustancioso artículo en El País, titulado “Ahora, la gente común”, en aquella columna, entre otras cosas decía: “Desde hace más de un año soy activista a tiempo completo. Es decir, dedico mis días a buscar y ejecutar iniciativas que espero que conduzcan a que todos vivamos un poco mejor…” O sea, decidió dedicarse a eso que el resto de los mortales llamamos política, y gracias a eso nos enseñó a todos el camino para “vivir un poco mejor”. Claro, los que se dedicaban a hacer política antes que él, eran todos, sin excepción, una panda de aprovechados. “La casta” en su argot.  Menos mal que vinieron ellos para salvarnos del fuego eterno. Sean por siempre loados.  

A pesar de todo y, aunque desde el minuto uno de la legislatura, casi toda la oposición está pidiendo que se disuelvan las Cortes y se convoquen elecciones porque, en su opinión, esto no se aguanta, todo indica que este Ejecutivo va a agotar su mandato.

Es verdad que los socios de Gobierno se tiran los platos a la cabeza cada dos por tres, y parece que el socio minoritario de la coalición se lo pasa pipa haciendo de oposición y pidiendo dimisiones a las primeras de cambio. Sin embargo, la realidad es que estamos ante el primer Gobierno de coalición de la historia de la democracia recuperada, que tenemos el Congreso de los Diputados más fragmentado, hasta el momento, con 28 organizaciones políticas. Un Ejecutivo que casi no había tomado posesión y ya tuvo que enfrentarse a una pandemia, y cuando ésta aún no estaba del todo vencida estalló una guerra en el patio trasero de Europa. Y, a pesar de todo eso, ha sacado adelante leyes de gestión de la pandemia, dos Presupuestos Generales, el Ingreso Mínimo Vital, una reforma laboral que está marcando records históricos en creación de empleo e incrementando los contratos indefinidos como nunca antes se había logrado, una compleja Ley de Cambio Climático, la subida del salario mínimo interprofesional, el Programa de Recuperación, Transformación y Resiliencia, sin olvidar todos los acuerdos alcanzados entre Gobierno, sindicatos y patronal.

No obstante, el volumen sonoro en torno a la acción de Gobierno es excesivo, y es que más allá del ruido generado por aquellos que anhelan la caída del Ejecutivo, es una evidencia que en democracia una buena gestión no es suficiente para revalidar un gobierno.

Quizás el problema es que en Podemos aún no tienen cultura de Gobierno, pero la situación no está para juegos florales. Está en juego el futuro. Por eso, sería bueno que tomaran conciencia de la dimensión de la situación y, sin renunciar a nada, cerrasen filas e hiciesen frente común entre los miembros del Ejecutivo. No solo se puede discrepar, si no que se debe discrepar, pero sin perder ni las formas ni la compostura.

 

Bernardo Fernández

Publicidad
Publicidad

3 Comentarios

Publicidad
#3 pepe, Andorra, 16/05/2022 - 19:43

y lo de inventarse noticias para tapar otras, ley basica de la propaganda, es muy evidente; te inventas q una vigilancia legal es algo malo, lo filtras a unos compis baizuos de USA y así tienes la excusa perfecta para hacer una pequeña purga en el CNI y ademas tapas unas noticias determinadas lanzando consignas por todos los medios con lo mismo.

#2 pepe, Andorra, 16/05/2022 - 19:41

Q a los padres de familia de España y a todas las personas de España, q son trabajadoras y honradas, lo q hagan una panda de cara duras con sus engaños y su propaganda para ingenuos, les debería importar una higa, seria glorioso q el articulista, tuviera a bien hablar de los problemas importantes q afectan a España, y no vulgar propaganda.

#1 pepe, andorra, 16/05/2022 - 19:38

para q hablar de los problemas reales, pudiendo contar las chorradas q afectan al señor feudal y sus compis de la aristocracia, entre estas garrapatas y los curacas q se llevan el 1% del PIB gracias a su pacto con Rodriguez Zapatero, vamos listos, pq ademas, hay q pagar a los q cantan las loas y cuitas de sus señores, como hace el articulista este