Publicidad
La Puntita · 10 de Febrero de 2020. 10:10h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

¿Tanto ruido para esto?

Llevamos casi ocho años con la matraca del procés en Cataluña. En todo este tiempo, hemos pasado de un movimiento, de apariencia, casi naif, “la revolución de las sonrisas”, a tener que soportar acciones claramente violentas que han ido desde la provocación y enfrentamientos con la policía, acampadas, cortes de tráfico y fuego en calles, autopistas y carreteras, hasta sabotajes en las vías férreas. Sin olvidar actos de vandalismo y saqueo en comercios e incluso varios intentos de abortar la actividad en el aeropuerto internacional de El Prat. En definitiva, un ramillete innumerable de acciones que han atentado directamente contra la convivencia y el derecho de todos los ciudadanos a moverse con absoluta libertad.

Todo eso no ha ocurrido por generación espontánea. Los líderes políticos que ahora quieren dialogar con el Estado son los mismos que negaron el pan y la sal de la democracia (el diálogo) los días 6 y 7 de septiembre de 2107 a la oposición en el Parlament. Ellos fueron los que, durante años, caldearon el ambiente con proclamas como el “España nos roba” “la democracia española es peor que la de Turquía”, “España es como Corea” y otras barbaridades por el estilo.

Desde las más altas instancias del poder se han alimentado, de forma totalmente irresponsable, grupos nada pacíficos como los Comités de Defensa de la República (CDR). Pues bien, por si no había bastante con esos descerebrados, en otoño de 2019 apareció un semi misterioso Tsunami Democrático de paternidad desconocida que invitaba a desobedecer al “Estado autoritario”, para el que personajes como el president Quim Torra, el vicepresident Pere Aragonés o el entrenador de fútbol Pep Guardiola pidieron soporte. Con esos antecedentes, que la violencia hiciera acto de presencia era una cuestión de tiempo.

Llegados a este punto, la pregunta parece obvia: ¿para qué ha servido todo eso? La respuesta también lo es: para nada. Perdón, si ha servido. Ha servido para generar dolor y enfrentamiento entre los ciudadanos, empobrecernos como personas y como país y, lo que es peor, fracturar a la sociedad catalana en dos mitades.

De todas maneras, esta etapa política se ha terminado. Lo anunció el president Quim Torra, en la declaración institucional que llevó a cabo, en el Parlament, tras perder su acta de diputado. y convocar elecciones, aunque sin fecha concreta, tras la aprobación de los presupuestos. La entrevista entre el presidente del Gobierno de España y el de Cataluña en el Palau de la Generalitat con la propuesta del primero de “La Agenda del reencuentro”, como se ha dado en llamar al documento que Pedro Sánchez puso encima de la mesa para empezar a negociar es, además de una propuesta de futuro, el certificado que acredita el fin de esa nefasta etapa. 

De los resultados que se den en las próximas elecciones autonómicas y de las alianzas y/o pactos que se puedan tejer tras esos comicios dependerá que Cataluña siga en caída libre o empiece a recuperar, aunque sea de forma paulatina lo que se ha ido dejando por el camino en estos años de secesionismo baladí.

La vía unilateral nos ha llevado a la etapa más oscura de nuestra historia reciente. Hemos perdido prestigio político y económico, además de otras muchas cosas de valor inmaterial, como puede ser la autoestima como pueblo, por ejemplo. La parálisis legislativa ha sido prácticamente total. La inacción de los sucesivos Governs secesionistas ha ido escandalosamente en aumento y eso ha hecho que nuestro nivel de vida descendiera. Hoy los servicios públicos como la Sanidad o la Enseñanza y las prestaciones sociales en general son peores que hace ocho años. Todos los Ejecutivos independentistas, que tan esplendidos y generosos han sido abriendo embajadas y subvencionando entidades de su cuerda ideológica, se han mostrado incapaces de revertir los recortes que puso en práctica Artur Mas.

Nos han hecho perder mucho tiempo, muchas energías y mucho de todo, a cambio no se ha ganado nada. La independencia se ha demostrado imposible y la unilateralidad impracticable. Separar de un día para otro y de manera abrupta lo que ha estado unido durante siglos no es viable. A no ser que se asalten los palacios de invierno. La segregación genera inquietud y rechazo tanto dentro de casa como en nuestro entorno geopolítico. Entre nosotros porque somos muchos más los ciudadanos que estamos por el pacto y el acuerdo con el resto de España que los que prefieren la ruptura. En Europa el secesionismo inquieta porque se percibe como una quiebra del bienestar existente y suscita el temor de que pueda producirse el efecto dominó en otros lugares con similitudes con Cataluña.

Todo esto, no significa que el independentismo como ideología no pueda tener su espacio político, pero sus defensores han de tener la capacidad de desarrollar el diálogo dentro de los cauces democráticos y con el máximo respeto a la convivencia, la Constitución y el Estatuto de Autonomía. Pero ya está bien de tanto ruido, tanto jaleo y tanto exabrupto. Ha quedado meridianamente claro que por esos caminos se acaba generando violencia y se quiebra la cohesión social que es, a mi modo de ver, el valor más preciado que como sociedad teníamos en Cataluña y, más pronto que tarde, lo hemos de recuperar.

 

Bernardo Fernández

 

 

 

Publicidad
Publicidad

6 Comentarios

Publicidad
#3 Joanet, Bcn, 16/02/2020 - 18:37

"Llevamos casi ocho años con la matraca del procés" dice el articulista, pero esto no es nada, hombre. Lo que sí que es una matraca pesada, cansina, agobiante, es la matraca nacionalista española que llevamos padeciendo desde hace más de trescientos años....

#3.1 Josep 58, Barcelona, 18/02/2020 - 23:35

La veritat es que jo fa 300 anys no hi era ni en els collons del meus rebesavis.
A mi me la bufa.
Soc fill del secle xx ,visc en el xxi.
El Procés m ha semblat retrogat i molt avorrit.
Pesat,sobreactuat i d 'un victimisme vergonyós.
Pero teniu majoria parlamentaria .
Jo firmaba demá la vostre independencia. Repartiment del territori i adeu.

#3.2 Joanet, Bcn, 19/02/2020 - 12:12

#3.1

Josep 58
Pel que dius, tu no tens història, no ets d'enlloc. Tan podries ser espanyol, com francès, com suec....
També dius que firmaries l'independència de Catalunya demà mateix. Sant innocent, els teus són tant "demòcrates" que no t'ho permetrien mai.

#2 no soy nadie, barcelona, 15/02/2020 - 18:47

No se ha conseguido nada, pero se puede conseguir si todo el mundo sigue mirando para otro lado. Esto no se soluciona con más dinero (que el ciudadano de a pie poco a ver). Esto no ha acabado ni mucho menos, es solo el principio de algo mucho más siniestro.

#1 Juan , Barna, 11/02/2020 - 19:38

Otra vez Fernández da en el clavo. Llevamos ocho años con la misma canción, mucho ruido y pocas nueces. No se ha conseguido otra cosa que no sean broncas, mal humor y dolor de cabeza.

#1.1 Josep 58, 08140, 18/02/2020 - 23:40

Han mantenido su mayoría parlamentaria.
Han desactivado el 15M en Catalunya.
Un movimiento reaccionario.
Conservador.
Católico y ultracatólico.
Con grandes dosis de populismo.