Publicidad
La Puntita · 30 de Noviembre de 2020. 07:52h.

ALEXANDRE COLOMER MATUTANO

Economista, consultor inmobiliario y financiero

Tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic,...


"La crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir y cuando lo nuevo no acaba de nacer". Bertolt Brecht

Querid@ lector/a faltan pocos meses para que tu vida normal, tranquila, sosegada, de esperanzas, de sueños, de ilusiones, de satisfacciones, de alegrías que hemos tenido todos la suerte de vivir y sentir toda la vida, llegue a su fin.

Para principios del año 2021, sufriremos un SHOCK MUNDIAL!!!!

Y a partir de entonces sufriremos cómo fichas de dominó una cascada de desgracias... algunos atentados terroristas con efectos contundentes a nivel internacional; el inicio de una guerra civil de algún país importante o una guerra donde varios países se verán involucrados y que puede tener implicaciones directas en el alza de los precios de algunas materias primas energéticas y alimentarias; caídas brutales tanto de la renta variable y de la renta fija en los mercados bursátiles financieros internacionales; cierres de empresas; bancarrotas y fusiones bancarias; y quiebras de algunos estados- nación (y por ende subidas de las primas de riesgo, habrán recortes sociales y aumento de los impuestos).

Y sufriremos mucho, mucho, muchísimo desempleo y por ende habrá hambre, penurias, suicidios, mucha delincuencia, sentiremos miedo y a su vez restricciones de la libertad individual. El pib de algunos países occidentales bajará hasta un 50%, el paro será superior al 50% ( y muchísimo peor en los países en vías de desarrollo y del tercer mundo) y una gran bajada de la renta per cápita.

ESTAMOS A LAS PUERTAS DE UN CAMBIO DE PARADIGMA BRUTAL.

Tal cómo lo escribí aquí 
Se acerca una época oscura, negra, triste, una pesadilla, de muerte, de terror, siento decirte que estamos a las puertas del APOCALIPSIS y de la destrucción (Dios Shiva) del actual Modelo Económico (basado en la deuda infinita en un mundo de recursos finitos).

Cuando sea elegido el nuevo presidente de EEUU, empezará a sonar la música y todo el mundo vamos a tener que bailar, las cartas ya están echadas, el COVID a acelerado el proceso. Actualmente hay dos grandes formas de ver la vida, enfrentadas entre sí, unos basan su modelo económico en la deuda infinita (globalización) y otros en el regionalismo (doctrina Monroe). Ambos bandos reconocen los tiempos, ellos saben que a partir de ahora y los próximos 4 años viviremos un periodo de oscuridad, un largo invierno de frío y calamidades.

¿Por qué cuatro años? La última depresión económica importante fue en EEUU, desde 1929 hasta el 1933, pero la gran diferencia es que esta es a nivel mundial.

El problema que hay encima de la mesa es ¿Y a partir del 2025 qué?
El debate en los círculos académicos e intelectuales intentan comprender la compleja y cambiante realidad internacional actual. Muchos de los marcos analíticos y conceptuales utilizados hasta hace poco tiempo comienzan a dejar de ser útiles, se necesitan nuevas interpretaciones. Se necesita un nuevo lenguaje conceptual del futuro.

“El destino mezcla las cartas y nosotros las jugamos”. Arthur Schopenhauer

Hay varias interpretaciones. Voy a intentar explicar cómo creo va a ser éste porvenir no muy lejano.
En el año 1972, el MIT elaboro un informe por encargo del Club de Roma, “Los límites del crecimiento”. Las conclusiones del informe fueron las siguientes: si el actual incremento de la población mundial, la industrialización, la contaminación y la explotación de los recursos naturales se mantenían sin variación, algún día alcanzaríamos los límites de crecimiento en la tierra durante los próximos años (que toma cómo origen la teoría del malthusianismo desarrollada por el economista británico T.R.Malthus en el siglo XIX). Recomiendo ver la película “Soylent Green” de Richard Fleischer 1973.

En un mundo de recursos finitos, cómo es el nuestro, tiene que soportar una población mundial de consumidores, generadores de residuos y de contaminación, de alrededor de 7.000 millones de personas y en aumento. Esto es un grave problema para todos y para las generaciones futuras, salvo que se monten bases espaciales en la luna y/o en marte (que se harán) pero hoy por hoy, aquí y ahora y en el futuro inmediato, tenemos un gran problema. Esto nos afecta y condiciona a todos cómo especie.
Seguramente tendremos microchips incorporados en el cuerpo, con nano- tecnología, con los cuales pagaremos con una divisa basada en el registro blockchain y a su vez serán fuentes de información que el Sistema mediante sensores 5G, sabrá todo sobre nosotros y quizás por razones de renta, antecedentes penales, de ADN o por el consumo por puntos de contaminación/residuos generados, nos será prohibido tener hijos.

“Hay dos formas de conquistar y esclavizar una nación. Una es la espada. La otra es la deuda“. John Quincy Adams

Nos adentramos a un mundo NUEVO, a un nuevo estado feudal, (recomiendo la lectura del libro “La era Tecnotronica” de Z. Brzezinski 1970) basado en el poder de la tecnología (la robótica, la inteligencia artificial, el
Big-Data y la realidad virtual) y la importancia de la sostenibilidad medioambiental (Agenda 2030) pero antes debemos de cruzar el desierto del Sinaí tal cómo lo hizo Moisés. Él tardo 40 años, nosotros tardaremos 4. Hasta el año 2025 sufriremos y viviremos en el CAOS.

Creo que en los próximos años viviremos en algunos países una situación de desajuste, estanflación, que es una situación económica que se caracteriza por un estancamiento y a su vez depresión económica a la vez que persiste el alza de los precios (aumento del coste de la vida) y el aumento del desempleo.

Nos adentramos a un mundo nuevo: fin de la Globalización y fin del Estado- Nación, donde el concepto de Soberanía-Nacional, el Estado-Nación principio de la integridad territorial, el fundamento de la existencia de los estados, llega a su fin. Concepto que viene del tratado de paz de Westfalia en el 1648, poniendo fin a la guerra de los treinta años en Alemania y la guerra de 80 años entre España y los Países Bajos. La situación actual es muy similar al fin del Imperio Romano de occidente.

Tras el triunfo de la segunda guerra mundial por parte de los EEUU, se establecieron las nuevas reglas de juego mundial (Los acuerdos de Bretton Woods). Las corporaciones americanas (y occidentales) controlaban el eslabón más importante de la cadena de valor (innovación tecnológica y el conocimiento) relegando la fase de producción a terceros mercados (China y países en vías de desarrollo) con ventajas comparativas en materia salarial. Así, la renta más importante se repartía entre las multinacionales occidentales (EEUU, UE y Japón mayoritariamente) además de beneficiar al consumidor occidental vía precios. Al contar con la principal moneda de reserva (dólar) el déficit crónico de la balanza comercial se financiaba con emisión/deuda. Asimismo, los inversores de Wall Street se adueñaban de la globalización financiera, cerrando un círculo de ganancias mutuas para los EEUU y Europa.

En el año 2002 Joseph Stiglitz publicó “El malestar de la Globalización” en la cual describía que los beneficios de dicho fenómeno no se expandían a todo  el planeta, por el contrario, había evidencias concretas de costos y perjuicios para los países periféricos y en desarrollo. Los opositores a la globalización en los mercados emergentes y en los países desarrollados se les han unido decenas de millones de personas en los países avanzados, cómo lo fue el sindicalista francés José Bové.

Si Trump gana las elecciones presidenciales de EEUU, veremos cambios profundos en las políticas económicas y de política monetaria, tanto dentro de EEUU cómo a nivel internacional, con consecuencias determinantes. El dólar podría dejar de ser divisa de pagos internacionales. A su vez, Trump podría llevar a cabo la “Ley Glass-Steagall” versión actualizada, dicha ley entró en vigor en 1933, introduciendo diversas reformas bancarias, para controlar la especulación, destacando la separación entre la banca de depósito y la banca de inversión (bolsa de valores).
¿Cómo creo que serán las sociedades del futuro? Las desigualdades sociales serán la norma, un nuevo feudalismo tecnológico (recomiendo ver la película “Gattaca” de Andrew Niccol 1997), dónde el 10% (insiders) de la población vivirá bien en la tierra y en el espacio, y el 90% (outsiders) restante, en la pobreza o cómo una clase media baja (renta básica). La mayoría de las personas vivirán en ciudades-estado o áreas metropolitanas, interconectadas y federadas en red, formando grandes clústers o regiones, comunicadas por transporte intermodal y compartiendo sinergias, dónde la tecnología dominará nuestras vidas, veremos y sentiremos cosas increíbles, de ciencia ficción.

“Yo he visto cosas que vosotros no creeríais” Blade Runner.

Las personas no tendremos trabajo (recomiendo leer “El fin del trabajo”. Jeremy Rifkin 1996), dispondremos de una renta básica pero esta seguridad salarial será a costa de nuestra libertad y intimidad individual. Viviremos en una cárcel tecnológica pero sin barrotes (no hará falta, el Sistema sabrá más de ti, que tu mismo). Habrá mucho tiempo libre, dónde cada uno de nosotros decidirá en cómo invertir su tiempo, unos se decantarán en desarrollar y potenciar los valores, la ética, la familia y su propia espiritualidad genuina del
alma, otros por el contrario buscarán refugio en los instintos primarios y en el ocio (recomiendo ver la película “Rollerball” de Norman Jewison 1975).

España se enfrenta, agravada por la pandemia del coronavirus, los problemas económicos estructurales y las políticas antinatalistas, a una crisis demográfica sin precedentes. Cuál es la solución ¿la inmigración? Con el desempleo actual y en los próximos años llegaremos a 10 millones de desempleados y la robótica a la vuelta de la esquina. El caldo de cultivo para una guerra civil de baja intensidad está echada.

¿El Estado-Nación España, podría entrar en default en el año 2022?

Publicidad
Publicidad

5 Comentarios

Publicidad
#3 Kropotkin, Bic, 03/12/2020 - 13:17

Bueno, pero mientras los presus pulitics salgan a la calle, ¿qué importan todos los desastres que nos puedan ocurrir? Comeremos lazos amarillos... Jua, jua, jua,...

#2 pepe, andorra, 01/12/2020 - 15:43

lo q diga el foro de davos, soros y sus jefes, el sinodo de la amazonia y la fratello tutti esa, me los paso por el forro, la libertad esta en peligro hoy mas q nunca y los estados son su garantia, lo q usted dice es q volvemos a la edad media y al feudalismo, q no tendremos nada y q seremos felices y yo digo q no, q morire luchando para evitarlo.

#1 Sergio Guillén, Barcelona , 30/11/2020 - 11:16

La precisión y exactitud de tus predicciones así como la gran elaboración de tu escrito, hacen de éste mi favorito de entre todos tus artículos. Gracias.

#1.1 Kropotkin, Bic, 03/12/2020 - 13:18

La precisiñon y exactitud de las predicciones solo se pueden comprobar en el futuro, no ahora... Jua, jua, jua,...

#1.2 pepe, andorra, 11/12/2020 - 18:44

q prediccion ni q leches, esto esta escrito en el guion de las oligarquías mundiales y si nadie hace nada, nos vamos a encontrar un mundo feliz mezclado con 1984. Y quien no haga nada es tan cómplice como Biden, Soros o el FMI, o la UE, verdaderos entes y personas antidemocráticas y liberticidas q quieren llevarnos al feudalismo otra vez