Publicidad
La Puntita · 10 de Septiembre de 2018. 09:45h.

JOSÉ GONZÁLEZ

Tu Diada ya no es mi Diada

Porque ya no cabemos todos pese a la anchura de las calles o avenidas elegidas y el deseo de ocuparlas masivamente. Porque los eslóganes de parte sustituyen y evitan un mensaje integrador para la ciudadanía catalana. Porque se prepara en exclusiva por y para unos paisanos que se posicionan frente a otros convecinos, aquellos a los que presumen muy distintos por causas -pretextos por mejor decir- antropológicos, históricos o étnicos. Porque en la fiesta y en sus prolegómenos se retuerce la historia, la más antigua y la más reciente, para mover a las masas de modo acrítico hacia un fin orquestado y nada festivo, sólo político. Porque se ocupa la vía pública a la soviética manera con coreografías, sin espacio para la creatividad y la libre expresión de los individuos.

Y también porque se ha convertido en un campeonato de recuento de personas, donde ahora se diría que un objetivo loable es el de hacer conjeturas sobre los manifestantes y  su número. Porque la movilización actual tiene unos fines contrarios a la ley, al derecho y, lo más grave, contra la convivencia misma y la imprescindible concordia ciudadana. Porque los convocantes actúan como si fuesen gobierno sin serlo y el gobierno, que lo es, se camufla tras ellos con la cartera en la mano y una cierta irresponsabilidad. Porque algunos de los medios de comunicación, demasiados se me antoja, cubren el evento como palmeros subvencionados y adoptando roles de propagandistas, abjurando temporalmente de su condición de informadores.

Además de porque los sindicatos de clase se han pasado, con su dirigencia y unas buenas subvenciones autonómicas, a ese nuevo espacio de exclusión olvidándose de su militancia. Porque en tu Diada, ya no la mía, se usa el idioma inglés en la cartelería oficial sólo para denostar las normas que nos hemos dado y, de paso,  intentar debilitar internacionalmente a un régimen democrático, por cierto el tuyo que es el mio. Porque el bilingüismo oficial y real ya no es para ti un patrimonio personal y colectivo, más bien te parece un demérito de los que lo practicamos cotidianamente.

Porque ya no sé qué otra cosa se puede esperar sino el empobrecimiento y la quiebra social creciente de toda una comunidad, no hace mucho envidiada por todos. Porque tampoco es la Diada de algunos catalanes ilustres contemporáneos con los que identifico, ya sé que nunca veré a Marsé, a Serrat o a Coixet ser bien recibidos en tus escenarios de reivindicación. Ya ves qué triste paradoja, precisamente ellos que tantos escenarios crearon y pisan con éxito.

Y si aún te preguntas, apreciado vecino o amigo, por qué hace algunos años que no piso una Diada, sólo me queda decirte aquello tan socorrido de “ni estoy ni se me espera”. En cualquier caso celebro que celebres tu fiesta aunque, créeme, no entiendo tu alegría. Por aquí y según se va viendo, muy poco que celebrar en estas condiciones.

José González

Publicidad

2 Comentarios

Publicidad
#1 Manuel Martin, Lleida, 10/09/2018 - 12:02

Tota la raó del món, ja fa temps que molts tenim aquest sentiment i, anyorem el sentit lúdic de la diada. Tots trobem a faltar a els personatges que deien el que sentien. Definitivament ha deixat de Festa per convertir-se en una mena de combat on un dels participants està "dopat". Enhora bona autor una gran radiografia de l'estat de la societat c

#1.1 José González , Barcelona , 20/09/2018 - 10:27

Gràcies pel teu amable i assenyat comentari, Manuel. Salutacions.