Publicidad
La Puntita · 8 de Marzo de 2021. 10:01h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

¿Tú también, Josep?

Josep Martí, cuando era Secretario de Comunicación del gobierno de Artur Mas

 

Hace una semana le di un par de zascas en twitter a mi amigo Josep Martí.

O ex amigo. Ya me da igual a estas alturas.

Después de que quemaran una furgoneta de la Urbana escribió un tuit en el que decía: “cuando llevas tantos años regando la desobediencia …”

¡Bienvenido al club, Josep, pero si fuisteis los primeros en desobedecer!

Al día siguiente, el pasado 28 de febrero, todavía apelaba al orden en un artículo en El Periódico.

“Toda desobediencia, todo incumplimiento de la ley -afirmaba- tiene una justificación moral en Catalunya después de tantos años socavando desde la instituciones cualquier legitimidad del ordenamiento jurídico”.

Incluso añadía que la mal denominada revuelta de las sonrisas era una “revolución imposible”.

¡A buenas horas mangas verdes!

Al fin y al cabo fue durante cinco años secretario de comunicación del gobierno de Artur Mas (2011-2016)

Estaba en la sala de máquinas del proceso. Repartiendo subvenciones, adjudicando publicidad institucional, dando juego en definitiva.

De lo primero que hizo tras llegar al cargo fue darle subvenciones a El Singular Digital -ahora El Món-, el digital oficioso de Convergencia.

Ni siquiera tenía OJD pero era de los suyos. Había que echarles una mano.

¡Y hacían reuniones en Palau con toda la peña!

Recuerdo que, tras dejar el cargo, todavía iba embalado.

El 21 de junio del 2017 publicó un artículo -también en El Periódico (“El otoño catalán")- en el describía a su juicio “las posibilidades de una revuelta exitosa”.

Incluso defendía “la ocupación del parque de la Ciutadella” y “del espacio público”.

"El parque de la Ciutadella, apunta la estrategia -explicaba-, se convertirá durante unas semanas en una revisitada plaza de Tahrir en la que la Primavera Árabe se tornará otoño catalán".

En su opinión el otoño caliente que se avecinaba "debilitará las posiciones del Gobierno hasta que -sea por voluntad propia, sea por presión internacional- se avenga a aceptar la nueva situación o como mínimo a negociarla".

¡No acertó ni una!

Todavía recuerdo otro artículo peor: “La nube del referéndum”, del 16 de agosto del mismo año.

Acusaba al Estado de haber instaurado la ley marcial -eso sí “de manera informal”- y advertía que el gran envite era “tan inevitable como inaplazable”.

"Todo está a punto para el combate cuerpo a cuerpo", proclamaba.

Nótese las fechas porque era poco antes del referéndum del 1-0 cuando éramos “un sol poble" en marcha “imparable” hacia la independencia.

Recuerdo que éste último me pilló de vacaciones.

Me causó tanto impacto que cuando me llamaron de la redacción para contármelo me quedó grabado. Recuerdo lo que estaba haciendo. Acababa de hacer las compras matutinas en el súper: pan y periódicos.

¡Porque además venía del PP! Había sido jefe de prensa del partido en las comarcas de Tarragona en los años 90.

Posteriormente hasta lo metieron de asesor de la gobernadora civil de Tarragona, Margarita López, para marcarle el terreno.

Una ex interventora del Ayuntamiento de Reus que no estaba afiliada al PP y no seguía, por tanto, al pie de la letra las consignas del partido.

De hecho, su mujer -que había sido delegada del Gobierno con Aznar- también acabó fichando por el gobierno soberanista de Artur Mas como directora general de Función Pública.

Supongo que como independiente pero recuerdo haberla visto incluso en un míting de CiU en el Valle Hebrón. Sospecho que haciendo méritos o ganándose el sueldo.

Todavía me acuerdo de una portada de La Vanguardia en la que salía -con los pelos al viento- detrás del expresidente, Pujol, Piqué y Mas-Colell durante una visita oficial a unas instalaciones nucleares que luego no fueron.

portadalv.jpg

 

Tenían que hacer la reforma pendiente de la Administración. Una de las promesas electorales de Mas.

Pero nunca la hicieron. ¿Cómo iban a despedir gente si eran de los suyos? Basta ver el número de lazos amarillos en los edificios públicos de la Generalitat.

Y eso que su superiora, Pilar Pifarré, no paraba de criticar la política de personal del tripartito cuando era una diputada rasa de CDC. Luego lo hicieron mucho peor.

En fin, no se lo dije a Josep Martí en su día porque ya es mayorcito pero la amistad empezó a enfriarse por mi parte cuando denunció a la Ser, Onda Cero y la Cope al CAC por no poner publicidad del 9-N.

Y que conste que tiene un libro que siempre he elogiado: “Ets de dretes i no ho saps” (2008).

Luego, tras dejar el cargo, publicó otro en el que todavía sacaba pecho: “Cómo ganamos el proceso pero perdimos la República” (2018).

Me recuerda a su colega Francesc-Marc Álvaro -de hecho lo puso él en el cargo- que el día que la CUP enviaba a Mas a "la papelera de la historia" sacó otro llamado “Per què hem guanyat”. Vaya vista.

Al menos Josep Martí admitió durante la presentación que habíamos vuelto a los inicios de la Transición, cuando se pedía “llibertat, amnistia i estatut d’autonomia” por las calles.

Vicent Sanchis, que presidió el acto, no sabía qué cara poner.

53975-fotoportadallibre.jpg

 

Y se mostró honesto en una cosa: el gobierno catalán había buscado las cargas policiales.

“El soberanismo contaba con una intervención policial desmesurada en algún momento para alzarse con la victoria ante la opinión pública", afirma en la página 137.

“Se sabía que habría cargas el día 1-O y en algunos entornos soberanistas no sólo se daba por hecho sino que se deseaban", añade en la 138.

“El Estado había respondido a la provocación tal y como estaba previsto”, remata en la 144.

He de reconocer, en todo caso, que la vida profesional no le ha ido mal desde que se apuntó al proceso. Como muchos otros.

Cuando le conocí tenía una pequeña consultora -era un verdadero self-made man o a mí me lo parecía- y escribía una columnita en el Avui. Hasta me pidió publicar en e-notícies. Cosa a la que accedí gustosamente.

Ahora lo tiene Jordi Basté en las tertulias y Joan Tapia en El Periódico. También lo veo en el Ara. No sé si de cuota convergente. Cuota, por cierto, cada vez más menguante a la vista de los últimos resultados electorales.

Debería estar escrito en algún sitio, ya que por lo visto no lo está en la Ley de Incompatibilidades, que el hombre que ha repartido subvenciones a los medios no puede después fichar por un medio.

Pero que lástima, Josep, que ahora hayas visto la luz en tus críticas. Un pelín tarde.

Habéis dejado un país institucionalmente arrasado.

Y en esto los palmeros -desde las instituciones o desde TV3- teneis una responsabilidad tremenda porque cuando se podía haber frenado no lo hicisteis.

Pujol nunca se decidió a llevar a cabo la reforma del Estatut -a pesar de haberla prometido a ERC en 1980- porque sabía que era abrir la caja de los truenos.

Vosotros no sólo abristeis la caja de los truenos del proceso sino que, de una manera u otra, echasteis leña al fuego. Que coño leña, ¡gasolina!

Ahora, incluso el jefe de filas, va diciendo que "nada salió como esperaba". ¡Qué esperabas, Artur!

El balance salta a la vista: inestabilidad política, inseguridad jurídica, incertidumbre económica y parálisis legislativa.

Un cóctel letal para la sociedad y la economía catalana.

Por eso, ahora que no se vayan de rositas.

Que quede al menos escrito su nombre en letras de molde.

Para que, en el futuro, cuando sus hijos o nietos -a los que les dejaremos una enorme pelota financiera- pregunten: ¿Papa, tú te subiste al carro?.

Tengan que decir que sí.

¿Porque lo peor saben qué es?

Qué lo sabían. Sabían que el proceso no podía salir bien.

¿Cómo vas a declararla independencia de un territorio con la mitad de la población en contra?

¿Qué haces con éstos? ¿Los ignoras? ¿Los escondes debajo de la alfombra? ¿Los expulsas? ¿Los encarcelas?

Además, esto es Europa occidental. ¡La Unión Europea! ¡Nunca nadie ha declarado la independencia dentro de la UE desde su fundación!

Han sido unos irresponsables, unos pardillos o unos gasolineros.

Supongo que algunos -la inmensa mayoría- vieron en el proceso como una oportunidad para medrar. Un ascensor social, en definitiva.

Lo bueno es que todos los que alentaron el proceso ahora van frenando, mirando hacia otro lado o incluso diciendo aquella frase tan manida de yo ya lo decía.

No, no lo decía nadie. Cuatro gatos. Y hemos tenido que pagar un enorme costo personal.

Ya han visto cómo han dejado Catalunya.

Gracias, de verdad, por el daño causado.

 

Publicidad
Publicidad

8 Comentarios

Publicidad
#8 Vigatano, Vic, 11/03/2021 - 12:28

Falta el Pedo con su inteligente comentario tipo"i Escanya? jijijiji"

#7 Sergi Sergio, Barcelona, 08/03/2021 - 20:27

Van a dejar Catalunya como un solar, esto va a ser el desierto, quien va a venir a invertir aqui??? Quien se va a jugar su dinero??? Tenemos la decadencia asegurada pero ya vamos hacia el empobrecimiento, la situacion es gravisima, no hay seguridad de ningun tipo, cualquier salvaje puede romper, quemar y destrozar lo que le venga en gana.

#6 Ojotuerto, Calafell.TAB, 08/03/2021 - 19:20

Han conseguido que alguien como Yo, desconecte TV3. Toda la FM. Paso del catalá (el valenciá del Nord no es mi problema). Intento pagar los menos impuestos posibles (dentro de lo legal). Y consumo, vivo y respiro para tumbar el régimen pujolista. Ser buen catalán me importa un pimiento. Me roban, me insultan. Que me vaya? Antes marchan ellos... ...

#5 Lepero, Barcelona, 08/03/2021 - 18:14

Irresponsables, pardillos, gasolineros.... Tontos, que lo cubre todo, y que lo entiende todo el mundo. Pero cobrando, eh, cobrando, que son tontos con hecho diferencial.

#4 Jvcs, Barcelona, 08/03/2021 - 13:37

Fijense en el recuadro izq del planfleto de la lv antigua ilegalizar batasuna .... aque suena esto hoy con los adoquines de las cups ... algo flota en el eter !