Publicidad
La Puntita · 15 de Enero de 2020. 10:52h.

JOAN FERRAN

Joan Ferran

Un poco de chischiveo, por favor

Hace algunos días, desde esta misma columna de opinión, sugería que a la política española le convenía un ‘reset’. Sigo pensando lo mismo, pero con algunos aditivos y complementos. Es urgente bajar el volumen, los decibelios de la bronca dañan el intelecto, nublan la razón; conviene aguar la ira que se desprende de mucha letra impresa y edulcorar el léxico de los mamporreros de micro y caja tonta. Un país que pretenda avanzar y prosperar no puede vivir bajo el estrés  que genera la conflictividad permanente. Eso no es bueno e instala en la opinión pública la sensación de que nada vale la pena, de que todo es un guirigay, de que no hay salida.

El gobierno apenas ha ejercido y ya recibe las andanadas de una oposición empeñada en derrocarlo -no le importa el método- lo más rápidamente posible. Error de manual. Desenterrar el viejo  vocabulario del anticomunismo profetizando checas, traiciones y frentes populares por doquier, no es de recibo. Convocar manifestaciones con estética nostálgica en la plaza del ayuntamiento tampoco; huele a rancio. Esa actitud, en lugar de debilitar o señalar las contradicciones entre los socios del gobierno, solo consigue un cierre de filas cada vez más sólido de la coalición. Me resisto a pensar que entre los adversarios del ejecutivo no haya nadie, con sentido común, rumiando que nada es eterno, que la política da muchas vueltas, que los futuros están por escribir, ergo…

En 1972, una de nuestras grandes escritoras, Carmen Martin Gaite, leyó una tesis doctoral que no tardó en publicar bajo el título  ‘Usos amorosos del dieciocho español’. Nuestra literata exponía en ella algunas modas y costumbres, practicadas en la España de aquella época, relacionadas no sólo con el cortejo y el galanteo sino también con la seducción. En ese ensayo Martin Gaite cita profusamente el concepto de chischiveo como el arte de cortejar ‘con desinterés platónico y constancia eremita’. De Italia nos llegaron las tácticas que proponía Maquiavelo; también arribó el ‘cicisbeo’ que estudió Carmen como forma relacional. ¿Por qué, en estos tiempos de verbo desatado, no intentamos incorporarlo a la política?  A España, a Cataluña también, les convendría una buena dosis de generoso chischiveo reparador. Cuentan  los eruditos que esos usos amorosos  generaban confianza sin necesidad de roce carnal ni compromiso cerrado. En aras de la convivencia, y sin de necesidad pactos vergonzantes, me atrevería a solicitar a nuestros políticos en activo: ¡Un poco de chischiveo, por favor!

 

 

Publicidad
Publicidad

4 Comentarios

Publicidad
#4 andreu, barcelona, 16/01/2020 - 10:32

acostumo a votar a les eleccions. ho faig a una formació que sovint no aconsegueix representació.Però no m'agrada la virulència que alguns partits utilitzen contra el nou govern d Espanya, ni anatematitzar a ningú.Els 'que se lo cargan todo' avui son els bloquejadors de les dretes escassament europees( Incloc a la sra Borras)

#3 M Pilar, Barcelona, 15/01/2020 - 17:36

Pero ya se ve, siguen enrabietados, ciegos de ira... Sin embargo, muchos se beneficiarán de las mejoras que, sin duda, se producirán en el país. Tiempo al tiempo!

#2 CMR, BCN, 15/01/2020 - 15:03

Sí señor, se van vds. a la cama con ERC y Bildu, y los demás hemos de susurrarles al oído palabras amorosas, no te joroba.

¿Alguna petición más mientras se lo cargan todo?

#1 ME DA, QUE... NO, Barcelona, 15/01/2020 - 12:53

La oposicion es oposicion, aqui y en China.

Pero y el FUEGO "AMIGO", si ese de sus mismos "SOCIOS"
que es, de sobras MUCHISIMO mas dañino y peligroso
es el que habrá que tener en cuenta

Y si antes NO PODIA DORMIR TRANQUILO
me gustaria equivocarme
pero me temo que ... ya le estan preparando la cama