La Puntita · 25 de Julio de 2022. 08:07h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

Una ilusión colectiva

Hace ahora treinta años que el arquero, Antonio Rebollo, disparó una flecha encendida que prendió el pebetero olímpico ubicado en Montjuic. De esa forma, se inauguraban los Juegos Olímpicos de Barcelona ´92. La ciudad estalló entusiasmada. Se había llegado al punto culminante de un largo y ambicioso proyecto, iniciado a principios de los años ochenta, que consistía en traer unas olimpiadas a Barcelona, para aprovechando aquel impulso, romper las costuras de la ciudad y ponerla en el mapa.

Aquel plan se pudo llevar a cabo gracias a la suma de voluntades del Ayuntamiento de Barcelona, el Gobierno central, y la iniciativa privada que convenció primero y embelesó después a la ciudadanía, como muy pocas veces había sucedido hasta entonces y como no ha vuelto a ocurrir hasta la fecha.  

Se recuperó y amplió, de manera exponencial, el orgullo de ciudad. La profunda transformación urbana, la recuperación del frente marítimo, la apertura de nuevos espacios, la mejora de las comunicaciones y el transporte hicieron que Barcelona se convirtiera en unos pocos años en una de las ciudades de referencia a nivel mundial.

Los Juegos Olímpicos fueron la excusa para abrir Barcelona al mar, retirando las vías del tren que lo impedían y hacer unas rondas para rebajar el tráfico por el centro de la ciudad. Se abrió una gran calle para que el sol pudiera entrar en el barrio chino, la rambla del Raval. Todo eso entusiasmó a los barceloneses La diferencia con la actualidad es que no hay un proyecto ilusionante como aquel o, por lo menos, nadie nos lo ha explicado.

No quiero utilizar el recurso fácil de la nostalgia, pero en la actualidad no existe un solo proyecto con capacidad para ilusionar a una gran mayoría de barceloneses, catalanes y también españoles. Lo hemos podido comprobar con el fiasco de la candidatura para los Juegos de Invierno de 2030. Una iniciativa cuestionable pero que ha costado años de trabajo, miles de euros invertidos, muchas horas de reuniones al más alto nivel y un trabajo silencioso y discreto de diversos actores sociales para tejer complicidades. Sin embrago, el enquistamiento de la crisis territorial española y el afán de protagonismo de algún que otro dirigente han acabado por hacer imposible un proyecto ambicioso que, aunque no generaba unanimidad, si hubiese podido servir para sacar a Cataluña de la parálisis que acumula en los últimos diez años.

La sensación que tenemos muchos ciudadanos es que la ciudad está atravesando una crisis que, si no se ataja de manera adecuada, podría convertirse en crónica y generar decadencia. La situación política, la marcha de empresas, el urbanismo táctico, la delincuencia callejera o el vandalismo, que de forma recurrente reaparece cada dos por tres, son factores que inciden negativamente en el desarrollo y en la imagen de la ciudad. Se transmite la sensación de falta de seguridad y de problemas de orden público.

Si queremos seguir avanzando necesitamos un proyecto inclusivo de todos y para todos. Un proyecto que prescinda del sectarismo que ha anidado en la política catalana de los últimos tiempos. Ni el enfrentamiento ni la división han sido positivos para nadie. Es hora de pasar página y buscar aquello que nos une y enterrar lo que nos separa.

Barcelona acogerá en 2024 la edición 37 de la Copa América de Vela.  En opinión del conseller del Departamento de Empresa y Trabajo, Roger Torrent: "Es una gran noticia, tendrá un retorno millonario y nos dará proyección". La candidatura presentada por el Ayuntamiento contó con el apoyo de la Generalitat, la Diputación de Barcelona y el Puerto, y se espera que el Gobierno central también se implique en la organización de unos de los eventos más vistos del mundo y que podría tener un impacto económico de cerca de 1.000 millones de euros. Ese impacto será directo y es que la Copa América va más allá de cuándo se desarrolla la carrera.

Desconozco si ese tipo de competición tiene, por estas latitudes, el suficiente arraigo como para ser el proyecto colectivo que necesita la ciudad como revulsivo. Las Olimpiadas fueron posibles, entre otras muchas cosas, porque miles y miles de personas colaboraron de manera totalmente altruista. No sé yo si ahora se pidiesen voluntarios para colaborar en la Copa América de vela cuantos se ofrecerían para participar.

Sea como fuere, la realidad es que Barcelona tiene capacidad para reinventarse. Lo hizo en 1888, en 1929 y, también, en 1992. Ahora necesita un nuevo empuje para soltar lastre y seguir en la cresta de la ola internacional, sin dejar de lado ni a sus ciudadanos   ni a su entorno que son su auténtica razón de ser. Se hizo muy bien y se puede volver a hacer, pero para eso hacen falta personas capacitadas que vayan más allá de visiones cortoplacistas y de proyectos de vuelo gallináceo que apuestan más por el decrecimiento que por el progreso.

Necesitamos, pues, un nuevo programa que, por encima de ideologías y planteamientos políticos, nos ilusione y haga que nos volvamos a sentir como miembros de una misma comunidad que comparten un objetivo común. Ante esta situación y, para evitar posibles frustraciones, sería un acierto que Barcelona se preparase para aspirar a la organización de unos segundos Juegos Olímpicos, Sé que es tremendamente complejo, caro y difícil, pero si ciudades como Atenas, Paris o Londres lo han hecho, Barcelona, ¿por qué no?

Bernardo Fernández

 

 

Publicidad
Publicidad

17 Comentarios

Publicidad
#11 pepe, Andorra, 27/07/2022 - 13:32

y las pruebas hay presentarlas en los juicios, esto no lo es, esto es un medio de opinion en el yo opino q vistos los presupuestos y vistos los costes reales de las cosas, las olimpiadas de Barcelona de 1992 nos costaron el triple de lo q realmente habrian costado como consecuencia de la tremenda corrupcion q hubo. Estos wokes como son.....

#10 pepe, Andorra, 27/07/2022 - 13:29

En Barcelona en 1992 lo q hubo fue una olimpiada de la corrupcion, en la q chuparon todos los partidos, en la q se tapan todos los partidos y en la q somos saqueados vilmente con el apoyo de los habituales lacayos y pelotas q tiene todo regimen. Si, esos como Juan q si mañana hay q levantar el brazo derecha se levanta y si es el puño, también.

#9 Juan, Barna, 26/07/2022 - 16:54

Lo que tú digas bonito, pero en un Estado de derecho se es inocente mientras no se demuestra lo contrario y para acusar hay que probar, mamarracho

#9.1 pepe, andorra, 27/07/2022 - 13:17

en un estado de derecho, cosa q no hay hoy en dia en España, el gobierno no legisla con decretos. Y en todo caso, esto no es un juicio, piensa q es como lo de ayuso con las mascarillas, o lo de los trajes de camps. Pero de lo q si tengo pruebas es q una cosa q costaba uno, se cobraban tres. Ademas, los jueces estan todos cogidos por las gonadas.

#9.2 pepe, Andorra, 27/07/2022 - 13:19

No hay ningun estado de derecho, no hay libertad, no hay nada, solo hay unos espabilados quitandoles el dinero al pueblo con las mas diversas excusas y mentiras, por ejemplo, q España es un estado de derecho. Preguntaselo a Pedro Baños y la campaña q le hicieron. Si no te gusta el saber q en 1992 hubo olimpiadas de la corrupcion, es tu problema.

#9.3 pepe, Andorra, 27/07/2022 - 13:21

¿Acaso es mentira q el robo de las olimpiadas de 1992 no han sido las segundas mas caras despues de las chinas? ¿Acaso es mentira q un piso de la villa olimpica costaba casi cien millones? ¿Q se ha hecho en Barcelona desde 1992, ademas de llevarselo todo a traves de las empresas publicas? Nada, excepto destrozar la ciudad.

#9.4 pepe, Andorra, 27/07/2022 - 13:23

ademas q usas los principios de la propaganda de una manera muy imaginativa. Simplificar q España es un estado de derecho es, sencillamente, una falsedad atendiendo a lo q se ve en los juzgados todos los dias, España es un estado de saqueo en el q unos lacayos como juan, manipulan y engañan para q sus jefes puedan seguir saqueando.

#9.5 pepe, Andorra, 27/07/2022 - 13:33

sere un mamarracho, pero honrado y q no le lame el orto a nadie por dinero. Y las pruebas estan ahi para quien quiera investigar, pero a ver quien se atreve, sabiendo como se las gastan los lacayos del señor feudal, inspecciones de hacienda, campañas de descredito y finalmente la muerte fisica. Eso es España hoy gracias a este regimen.

#8 pepe, Andorra, 26/07/2022 - 11:01

la derecha dices? Nunca en la vida por la sencilla razon q el capitoste del Pp en aquella epoca tenia una inmobiliaria q se forro. Asi q ese manido la derecha es la tipica salida del lacayo de turno ante la falta de argumentos. El totalitarismo del estado depredador, no tiene limites en su manipulacion y su ocultacion del saqueo q nos hace.

#7 pepe, Andorra, 26/07/2022 - 10:58

tu forma de plantear las cosas, ya te delata, manipulas para dar forma de seriedad a lo q no es mas q corrupción, eso si, en 30 años no han vuelto ha hacer nada mas, pq se han ido gastando el dinero en clientelismo y obras de mantenimiento, mas corrupción. En eso, este regimen es increíble, todos los partidos fueron corruptos en 1992. Todos.