Publicidad
La Puntita · 8 de Noviembre de 2020. 17:54h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

Yo, Trump

 

Si yo fuera Trump me iría con la cabeza bien alta.

Nunca una derrota fue tan sorprendente.

Ha conseguido más de 70 millones de votos, diez más que en el 2016.

¡En plena pandemia!

Si ha ganado Biden es porque ha batido todos los récords: 75 millones.

Es cierto que tiene Trump tiene mal perder.

Y que ha insistido en las denuncias de fraude.

Desconozco con precisión el sistema electoral norteamericano.

No sé si se pueden admitir votos por correo tras el cierre de los colegios electorales.

Pero debería haber una fecha límite antes de empezar. Como aquí.

Y es curioso que la nación más tecnológica del Planeta no haya implementado todavía el voto electrónico, como decía el otro día Lluís Foix.

Pero incluso a pesar de esto parece difícil un fraude masivo.

Son 290 votos electorales frente a 214.

Algunos estados clave le han dado la espalda.

Como Arizona. Por el voto latino.

Y algunos del norte: Minessota, Wisconsin, Michigan, Pensilvania. El cinturón industrial.

Por eso, yo de él tiraría la toalla y me iría como un señor.

Como Sarkozy cuando perdió las primarias frente a Fillon en el 2016. Hizo el discurso de su vida.

A pesar del covid, el black lives matter, las encuestas y los medios ha conseguido ampliar su base electoral.

Una dulce derrota. Si las derrotas fueran alguna vez dulces.

A pesar de que todo el mundo pronosticaba una marea azul. Hasta a los TV3 se les notaba un montón.

Lo de Biden tenía que ser un paseo militar. Coser y cantar. Un abrir y cerrar de ojos.

En cambio, miras el mapa electoral norteamericano y te das cuenta de que la columna vertebral sigue siendo roja.

screensnapz032-copia.jpg

 

¡Con todo lo que ha caído!

Es cierto que yo siempre he sido trumpista.

Los que tienen la inmensa paciencia de seguirme -aquí o en las redes- lo saben.

Tras su victoria en el 2016, me fui al Parlament enfundado en una camiseta con su efigie como pueden ver en la imagen que encabeza este artículo.

El pobre Miquel Iceta aguantó el tipo. Pero si los de la CUP podían, yo también.

Fui de los pocos periodistas que apostó por Trump desde el principio.

Creo que cabíamos en los dedos de una mano. Los otros eran Salvador Sostres, uno de La Gaceta de cuyo nombre no me acuerdo y alguno más.

Si alguien puede ayudarme a reconstruir la lista se lo agradeceré.

Incluso lo dije públicamente en un artículo cuando arreciaban las críticas con el sexismo de Trump: "Si yo fuera nortemaricano lo habría votado".

Luego vino el Me too y todos los que criticaban -sobre todo en la meca del cine- tuvieron que callar.

Desde luego no estoy de acuerdo en todo.

La gestión del covid ha sido caótica, por ejemplo. ¿Pero cuál no ha sido caótica? No se escapa ningún país occidental.

¿Por qué Trump? Sencillamente porque me pareció un líder natural y que decía lo que la gente quería oir aunque fuera políticamente incorrecto.

No porque adaptara el mensaje al público sino porque era lo que los electores pensaban pero no se atrevían a decir.

En el 2016 ganó contra todos. Sólo con la ayuda de las redes sociales.

Contra Hillary.

Contra Obama (nunca un presidente saliente había hecho tanta campaña).

Contra todos los medios (la CNN, el New York Times, al Washington Post, etc). Hasta medios republicanos se pasaron a la candidata demócrata.

Contra Hollywood.

Contra Silicon Valley.

E incluso contra su propio partido. Fue ganando, una a una, todas las primarias. También contra jóvenes promesas como Marco Rubio o familias como la de los Bush.

Además tanto criticar a Trump por el “Make America Great Again” y aquí fuimos pioneros en las elecciones al Parlament de 1999.

catalunya-primer.jpg

 

Trump tambiém cumplía lo que prometía excepto el muro con México, que no le ha dado tiempo.

Deja la economía norteamericana con un 6,9% de paro. En España es el casi el doble: 16,5%.

Sin olvidar que ha sido el primer presidente en muchos años que no se ha metido en un conflicto bélico.

Que se reunió con Kim Jong-ll y ha conseguido que Israel y los Emiratos Árabes Unidos, entre otros,  establezcan relaciones diplomáticas.

A Obama le dieron el Nobel de la Paz por mucho menos. En realidad se lo dieron por nada porque acaba de llegar a la presidencia.

Por eso el pasado mes de agosto pedía el Nobel de la Paz para Trump.

El próximo año se lo dan seguro. Si se lo dieron a la presidenta de Birmania y al de Etiopía, que ahora va declarando guerras, en el 2021 le toca a Trump.

En fin, le deseo a Joe Biden -y a todos los norteamericanos- toda la suerte del mundo. La necesitaran.

E incluso yo -que admiro Churchill porque llegó a primer ministro a los 66- me pregunto si 77 no son muchos.

Al fin y al cabo empezó de senador en 1973.

Le deseo también toda la salud del mundo.

En efecto, he pensado con frecuencia en el caso de Juan Pablo I.

Aquel Papa que fue elegido en agosto de 1978 y murió en septiembre. Apenas treinta y tres días despues de su elección. Oficialmente de un infarto mientras dormía.

En este caso Kamala Harris llegaría a presidenta habiendo sido senadora solamente desde el 2017.

La vicepresidencia en Estados Unidos no es como la de aquí. Sus funciones son más bien institucionales, no ejecutivas.

Sólo tiene una importancia fundamental en el caso de fallecimiento del presidente. Entonces asume el mando del buque.

Pasó con Truman y Lyndon B. Johnson tras la muerte de Roosevelt (1945) y de Kennedy (1963) respectivamente.

El primer lanzó la bomba atómica. El segundo se metió de lleno en Vietnam.

No es moco de pavo.

Y, dicho con todo el respeto, no parece que Kamala Harris tenga suficiente experiencia nacional e internacional.

A mí, la verdad, el tandem me recuerda un poco -salvando todas las distancias, por supuesto- a Puigdemont.

Siempre están hablando de “dignidad”, de “unidad”, de “decencia”.

Puigdemont también hablaba siempre de “dignidad”. Y al final salió por patas. Además de la dignidad no se come.

En fin, la elección de Biden es en cierta manera la muerte de la America wasp pero Biden no lo tendrá fácil para gobernar.

El Senado continua siendo republicano. Y hasta la Cámara de Representantes es menos demócrata.

Aunque, como el artículo me ha salido cortito, me permitirán que acabe despachando con los medios

Siempre me ha sorprendido el complejo superioridad moral de toda la prensa española contra Trump. Casi por unanimidad.

Incluso periódicos conservadores como el ABC o La Razón no lo pueden niver . Este domingo coincidían en sus editoriales en que deja un país “dividido”.

No sé si es por solidaridad con México -pese a que tiene una excelente relación con López Obrador- o si por el muro.

Hoy mismo, ya asegurada la victoria, lo han tratado sucesivamente de “hombre loco” (Josep Ramoneda), de “loco” (John Carlin) o de “monstruo” (La Vanguardia).

Los que se llevan la palma son sin duda los de TV3, que nunca ven los defectos propios.

La enviada Raquel Sans llegó a afirmar durante la jornada electoral que Trump había forzado “su relato”. ¿Y ellos con el proceso?

Mientras que el corresponsal, Xesco Reverter, aseguró el mismo día que dejaba un “país exhausto”. Ni les cuento como estamos en Catalunya tras diez años de viaje a Ítaca.

Y la crónica de Nicolás Valle de este sábado se quejaba de que los medios de comunicación norteamericanos no dieran ya por ganador al candidato demócrata.

Luego tuvo que añadir que no lo hacían por “rigor informativo”. El recuento oficial no estaba todavía terminado.

¿Cómo van a anunciar una victoria antes de tiempo?

Mucho mirar la paja en el ojo ajeno pero no la ven en el propio.

Publicidad
Publicidad

20 Comentarios

Publicidad
#18 Manolus, Tortosa, 11/11/2020 - 23:55

Trump es a la política lo que Mourinho al fútbol.
Lo que da risa es saber que radios y televisiones se pasaron la noche del martes en vela cubriendo las elecciones en USA, con comentaristas expertos la mar de aburridos y lo mínimo esclarecedores, para llegar a las 6 de la mañana sin saber quién ha ganado.
¡Me pasé todo el día riendo! Y bien do

#17 pepe, andorra, 11/11/2020 - 10:53

y ya pueden ir apuntando los quince delegados de carolina del norte para trump, q eso no existe para la supuesta prensa de España, la prensa en general no es de fiar, ni las teles, ni las radios ni los periodicos, digitales o de papel, ofrecen informacion libre y veraz, solo ofrecen lo q le ordena un estado mayor en la sombre, pura propaganda.

#16 Ojotuerto, Calafell.tab, 10/11/2020 - 23:39

Gracias a Trump y a sus políticas arancelarias. Los españoles consumimos el Aceite de Oliva oro líquido a un precio razonable. Y los Mexicanos no han felicitado a Biden, todavía. Los tienen más cerca y con Trump les ha ido mejor que con Obama.....

#16.1 pepe, andorra, 11/11/2020 - 10:58

cualquier cosa es mejor q biden, alguien, q no tengan la menor duda, se morira en el cargo para q la comunista loca de origen indio pueda imponer el socialismo totalitario en USA, claro q igual lo q se ha pretendido desde el principio es una guerra civil, pq es q me recuerda a horrores la ascension del frente popular en España, hay indicios claros.

#16.2 curiós, bcn, 11/11/2020 - 15:28

Curiós "socialisme" aquest que ve avalat per ultramil-lionaris com Soros. Això no és socialisme ni res que se'l assembli.

#14 Lobisome, BCN, 10/11/2020 - 14:30

El problema de Trump, lo que DE VERDAD molesta al Establishment, es que hace lo mismo que ellos (es, en realidad, IGUAL que ellos) solo que lo dice y lo muestra de manera grosera y desvengonzada. Trump es anti-establishment, porque, en el fondo, es el establishment SIN MÁSCARA. Es esa visión lo que les (nos) resulta insoportable.

#14.1 pepe, andorra, 11/11/2020 - 10:56

pues yo no lo veo asi, mas bien veo todo lo contrario, lo de no meter a su pais en ninguna guerra es algo q no ha hecho ningun presidente, solo Trump, el problema es q este señor es un obstaculo para los planes de dominacion mundial de unas elites q se han puesto de acuerdo entre ellos para repartirse los mercados mundiales. Y Trump, estorba.

#13 Jos, VNG (Ghost Republic), 10/11/2020 - 13:33

Jo fa 4 anys no hauria votat al Trump. En aquestes si que ho hagués fet.